Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La entrada de la agencia Fitch, el 8 de agosto de 2011, en París

(afp_tickers)

La agencia de calificación Fitch rebajó este viernes la nota soberana de Chile a 'A' desde 'A+' con perspectiva estable ante el "deterioro sostenido" del balance soberano, siguiendo un mes después a Standard & Poor's.

El "prolongado período de debilidad económica y menores precios del cobre" -del cual Chile es el mayor productor mundial- han contribuido al crecimiento de la deuda pública que se situará este año en torno al 25% del PIB y escalará al 30% en 2019.

"El período de débil crecimiento económico de Chile tras el súper ciclo de la minería está durando más de lo esperado (...) esto está contribuyendo a un deterioro sostenido del balance fiscal", explica la agencia en su informe.

Para Fitch, la deuda pública sigue estando "muy por debajo de la mediana 'A', pero ha aumentado considerablemente respecto de los bajos niveles que respaldaron la mejora de Chile a 'A+' en 2011″.

La buena noticia es que Fitch anticipa una reducción gradual del déficit fiscal de Chile después de 2018 y prevé un margen alcista limitado para el ritmo de consolidación económica, independientemente de quién gane las elecciones presidenciales de este año.

Este anuncio se produce al día siguiente de que el gobierno de la socialista Michelle Bachelet enviara al Congreso un proyecto de reforma del sistema de pensiones, que le puede costar al Estado 1.500 millones de dólares adicionales.

Fitch considera que la perspectiva estable de la deuda está respaldada por una "sólida gobernabilidad y un marco de políticas creíble que ha preservado la estabilidad macroeconómica".

Asimismo espera que el próximo gobierno que asumirá en marzo de 2018 "mantenga un marco de políticas disciplinadas".

Los chilenos van a las urnas el próximo 19 de noviembre en primera vuelta para elegir al sucesor de Bachelet. Las encuestas dan favorito al expresidente de derecha Sebastián Piñera.

El pasado 13 de julio, S&P redujo la calificación crediticia de Chile por primera vez en 25 años, basándose también en el prolongado y débil crecimiento económico, que ha afectado los ingresos fiscales al mismo tiempo que se han aumentado los gastos y ha erosionado el perfil macroeconómico del país.

Se espera que Moody's, la tercera agencia de calificación en importancia, siga el mismo camino y recorte la nota soberana de Chile antes de fin de año.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP