Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Estudiantes paquistaníes llegan al instituto Al Huda, una de las escuelas coránicas de mujeres de clase media más conocidas del país, en Multán, el 7 d diciembre de 2015, donde estudió Tashfeen Malik, autora de los ataques terroristas de California

(afp_tickers)

Tashfeen Malik, que junto a su marido asesinó a 14 personas en California la semana pasada, estudió en una de las escuelas coránicas más conocidas de Pakistán, indicó el centro este lunes, arrojando luz sobre su proceso de radicalización.

Malik, de 29 años, se matriculó en 2013 en el instituto Al Huda de la ciudad de Multán (centro), que acoge a mujeres de clase media deseosas de profundizar en su conocimiento del islam, indicó a la AFP un directivo del centro, Imran Amir.

Esta madrasa es una de las más destacadas de Pakistán, y tiene también oficinas en EEUU, Emiratos Árabes Unidos, India y el Reino Unido, además de un campus en construcción en Canadá. El instituto no tiene relaciones conocidas con grupos extremistas, pero ha sido acusado de difundir una ideología cercana a la de los talibanes.

En cualquier caso, el hecho de que Tashfeen Malik frecuentara el centro ayuda a entender su trayectoria hacia el extremismo, que probablemente comenzó durante su infancia en Arabia Saudita y prosiguió durante sus estudios en Pakistán, culminando con su jura de lealtad al grupo yihadista Estado Islámico antes de tomar las armas.

Malik y su marido, Syed Farook, de 28 años, provocaron una masacre en un centro social de San Bernardino el pasado miércoles. El ataque fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico, que calificó a ambos de "soldados" de su califato proclamado en Irak y Siria.

Según la policía, Malik, que tenía un visado para residir en Estados Unidos tras haber vivido en Pakistán y Arabia Saudí, podría haber radicalizado a su esposo.

Los investigadores están intentado determinar si tuvo contactos con islamistas radicales en algunos de esos países. Tashfeen Malik estuvo inscrita en varias clases, una de ellas de traducción del Corán, indicó Amir, de la administración de Al Huda.

"Sin embargo, no terminó su escolaridad; se quedó muy poco tiempo", dijo. "Era una buena chica. No sé por qué se fue ni lo que le pasó", dijo una profesora del centro, que se identificó como Muqadas y confirmó que la joven no concluyó su formación. Malik emigró a EEUU en 2014.

- "Más estricta" -

Malik estudió farmacología en la Universidad Bahaudin Zakariya de Multán entre 2007 y 2012, y según sus antiguos compañeros fue en esa época cuando acudía al instituto Al Huda al terminar las clases. "Poco a poco se fue volviendo más seria y estricta", dijo un estudiante que no quiso identificarse y aseguró que "cambió drásticamente".

La peculiaridad de Al Huda, fundada en 1994, es que se dirige sobre todo a las influyentes clases medias y superiores de Pakistán. "Ni el Gobierno ni las instituciones judiciales nos han acusado jamás de difundir el extremismo. Por el contrario, enseñamos los preceptos pacíficos del islam", indicó una portavoz de Al Huda, Farrukh Saleem, desde Karachi.

Según Arif Rafiq, experto del Middle East Institute, con sede en Washington, "el hecho de frecuentar un centro así apunta a que abrazó una variante más moderna pero también más austera del islam".

"Eso pudo hacerla más sensible a la ideología de un grupo terrorista transnacional como el Estado Islámico", indica, añadiendo que es muy raro que las estudiantes de Al Huda se vuelvan extremistas.

"El simple hecho de ir a Al Huda no resuelve la cuestión de cómo pudo pasar de ser una musulmana conservadora, o incluso salafista, a convertirse en una yihadista", agrega.

Las autoridades de Pakistán han prometido actuar contra las escuelas religiosas sospechosas de difundir el islam radical, pero sus intentos han chocado con líderes religiosos que les acusan de atacar el islam.

AFP