Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un menor herido en un supuesto ataque de la aviación del régimen sirio contra posiciones kurdas en Hasaké descansa en la cama de un hospital de la ciudad de Qamishli, este sábado 20 de agosto al noreste de Siria

(afp_tickers)

La aviación siria sobrevolaba este sábado Hasaké, mayoritariamente controlada por los kurdos, pese a la advertencia de EEUU de que protegerá a sus fuerzas especiales desplegadas en tierra para asesorar a los kurdos en esta región del noreste de Siria.

Turquía, que teme la emergencia de las fuerzas kurdas en su frontera, se felicitó por los bombardeos sirios del jueves y viernes contra los kurdos de Hassaké, y dijo que Damasco constata que éstos se han convertido "también en una amenaza para Siria".

Esta semana se abrió un nuevo episodio en esta guerra --que dura ya cinco años-- con el bombardeo por primera vez de aviones del régimen contra posiciones kurdas en Hassaké.

Estos bombardeos provocaron --también por primera vez-- una intervención directa de los aviones de la coalición dirigida por Estados Unidos para "proteger" a sus fuerzas especiales que asesoran a los combatientes kurdos. Sin embargo no hubo enfrentamientos directos entre ambas partes.

Se ignora si los aviones del régimen, que efectuaron nuevos vuelos durante toda la noche del viernes al sábado, realizaron bombardeos, pero sí se produjeron violentos enfrentamientos en tierra, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Los kurdos de Siria (15% de la población) autoproclamaron en marzo una "región federal", con la aspiración de unir en un solo territorio las regiones que controlan en el norte de Siria. Los combatientes kurdos se han convertido, sobre todo para Washington, en la fuerza más eficaz para combatir a los yihadistas del Estado Islámico (EI).

A imagen de lo que ocurre en todo el país, la ciudad de Hassaké está dividida: dos terceras partes de ella están en manos de los kurdos y el resto es controlado por el régimen de Damasco.

Violentos combates habían estallado el miércoles entre la principal milicia progubernamental y las fuerzas kurdas apoyadas por Estados Unidos, y el jueves aviones del régimen llevaron a cabo bombardeos contra los kurdos.

- 'Derecho a legítima defensa' -

Según el OSDH los combates causaron desde el miércoles 41 muertos, entre ellos 25 civiles, de los cuales 10 niños. Miles de personas han abandonado la ciudad.

"Los kurdos quieren controlar toda la ciudad y el régimen quiere conservar esta capital de provincia. Es una lucha frontal" afirma Fabrice Balanche, geógrafo francés especialista de Siria.

El capitán Jeff Davis, portavoz del Pentágono, subrayó que el "régimen sirio debe tener cuidado en no hacer cualquier cosa que pudiera poner en peligro" a las fuerzas de la coalición que asesoran a los kurdos. "Tenemos el derecho de actuar en legítima defensa" advirtió.

La guerra en Siria se ha complicado con el paso de los años, con la implicación creciente de potencias extranjeras, como Rusia o Irán, que apoyan al régimen, o Estados Unidos y Turquía, que sostienen a la oposición.

Pero aunque Turquía apoya a los rebeldes, se opone en cambio a los combatientes kurdos sirios, cuyos hermanos del otro lado de la frontera combaten al poder turco.

"Está claro que el régimen (sirio) comprendió que la estructura que los kurdos intentan formar en el norte (de Siria) comenzó a convertirse en una amenaza también para Siria", declaró este sábado el primer ministro turco Binali Yildirim, refiriéndose a los planes de los kurdos de unir las regiones bajo su control, a ambos lados de la frontera turca.

Yildirim afirmó además que Turquía va a ser "más activa" en la crisis siria en los próximos seis meses, y admitió que el presidente Bashar Al Asad "es hoy uno de los actores" de esa crisis.

Por otro lado, en otras regiones de Siria devastada por la guerra, más de 300 civiles murieron en tres semanas de combates entre el régimen y los insurgentes por el control de Alepo, la gran ciudad del norte de Siria dividida en dos y escenario de una guerra sin cuartel, informó el OSDH.

Además, en la provincia central de Homs, 20 civiles murieron, entre ellos cinco niños, durante los bombardeos del régimen en la noche del viernes al sábado, según esta fuente.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP