Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Las herramientas de un barbero, preparadas el 19 de abril de 2015 en el Bazar de Kashgar, en la región china de Xinjiang

(afp_tickers)

Denunciar a un joven cuya barba sea señal de extremismo islamista puede valer 2.000 yuans (275 euros o 290 dólares) de recompensa en Xinjiang, región del noroeste de China donde existen tensiones entre hans chinos y uigures musulmanes.

Las autoridades de la localidad de Hotan, escenario de reciente violencia política, crearon un fondo de 100 millones de yuans (14,4 millones de dólares) para financiar recompensas "antiterroristas", informó un diario local.

Las recompensas alcanzan hasta 5 millones de yuans por la revelación de un proyecto de atentado o para todo aquel que "golpee, mate, hiera o controle a creadores de disturbios", precisó el diario de Hotan.

"Denunciar a extremistas que se escudan en la religión para perturbar el funcionamiento de los mecanismos judiciales administrativos, educativos o de otra índole, o de atentar contra las leyes del país" podrá ser recompensado con 1 millón de yuans.

Denunciar a un barbudo o a una mujer enteramente velada puede valer 2.000 yuans al informante, según la misma fuente.

El martes, las autoridades de Pishan, localidad que depende administrativamente de Hotan, pagaron 1,76 millones de yuans a policías y socorristas que la semana pasada intervinieron cuando unos atacantes mataban a puñaladas a cinco personas en medio de una multitud, antes de que tres de ellos fuesen abatidos por las fuerzas del orden, según el relato del incidente en medios oficiales.

Xinjiang, que ocupa todo el noroeste de China, tiene como etnia mayoritaria a los uigures, pueblo musulmán que habla turco y acusa a Pekín de represión cultural y religiosa.

El régimen chino acusa por su parte de "terrorismo" a los independentistas uigures.

AFP