Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos aviones estadounidenses se preparan para despegar de la base aérea de Incirlik, en Turquía, el 11 de enero de 2005

(afp_tickers)

Ankara podría caer en la tentación de utilizar la base estratégica de Incirlik, desde la que se coordinan los ataques aéreos contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria, como moneda de cambio en sus relaciones con Washington, tensas tras el golpe de Estado fallido en Turquía.

Sin embargo, para los analistas, este regateo podría ser arriesgado para los intereses de Ankara.

Ubicada en el sur de Turquía, en la provincia de Adana, cercana a la frontera siria, Incirlik es una plataforma ideal para los ataques estadounidenses en territorio sirio contra el EI.

Washington obtuvo en 2015, tras laboriosas negociaciones con Turquía, la autorización para situar sus aparatos allí. Antes tenían que operar desde más lejos, desde bases ubicadas en Jordania y Kuwait.

Pero el intento de golpe frustrado del viernes en Turquía lanzó un nuevo jarro de agua fría en las relaciones entre Ankara y Washington, a causa de la suerte reservada a Fethullah Gülen.

Este predicador musulmán es acusado de ser el instigador del golpe por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien el domingo pidió a su homólogo estadounidense, Barack Obama, su extradición a Turquía.

Los responsables turcos mantienen su enfado por la acogida brindada desde 1999 por Estados Unidos a este exaliado de Erdogan, convertido en su enemigo jurado. El ministro de Trabajo turco, Suleyman Soylu, llegó a afirmar que Estados Unidos estuvo "detrás del (intento de) golpe de Estado".

Algunos temen que Ankara ceda de golpe a la tentación de poner a Incirlik en la balanza para que Gülen, quien por su parte desmiente cualquier implicación con la intentona, sea extraditado.

Ozgur Unluhisarcikli, director del German Marshall Fund en Ankara, subraya que el clima se ha enrarecido entre Washington y su difícil aliado del flanco sureste de la OTAN, a causa del apoyo estadounidense a las milicias kurdas que combaten a los yihadistas en Siria.

"La situación solo puede empeorar si Washington no responde a las demandas turcas de extraditar a Gülen", señala a la AFP.

Este lunes en Bruselas, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, subrayó que Ankara debía mostrar "pruebas y no alegaciones" contra este opositor de 75 años de edad, quien vive recluido en el noreste de Estados Unidos.

- 'No sería astuto' -

Turquía reclama la extradición de Gülen desde la revelación en 2013 de un vasto escándalo de corrupción que afecta a Erdogan y que para Ankara correspondía a maquinaciones de 'gülenistas' infiltrados en la policía y la justicia turcas.

Pero para Soner Cagaptay, director de estudios turcos en el Washington Institute, Incirlik no constituye un activo lo suficientemente importante como para que Estados Unidos ceda a las demandas turcas.

"El acceso a la base es importante para las operaciones estadounidenses contra el EI, pero no es indispensable", juzga.

En su opinión, Estados Unidos siempre tendría la posibilidad de replegarse a las bases jordanas o kuwaitíes, desde donde "controlaba muy bien las operaciones" antiyihadistas antes de 2015.

El riesgo para Turquía sería cortar la relación de asociación con Estados Unidos en las operaciones contra el EI, "algo que no sería astuto", estima además Unluhisarcikli.

También utilizada por la OTAN, Incirlik fue cerrada tras el intento de golpe del viernes de noche, suspendiendo, antes de su reapertura el domingo, los ataques en Siria.

Un alto mando de la Fuerza Aérea turca y una decena de otros presuntos amotinados fueron detenidos.

Este lunes, fiscales y policías realizaron un allanamiento en la base.

Un responsable turco juzgó, no obstante, que el episodio no tendría "un impacto significativo sobre las operaciones de la coalición internacional" antiyihadista liderada por Estados Unidos.

"Turquía es un miembro activo de esta coalición", recordó, explicándose bajo cubierta del anonimato.

Interrogado el domingo sobre la "fiabilidad" de Ankara en materia de cooperación contra el EI, el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Marc Ayrault, consideró que "se imponen algunas preguntas".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP