AFP internacional

Una familia de desplazados huye de Mosul, en el norte de Irak, el 14 de abril de 2017, durante la ofensiva gubernamental contra el grupo yihadista EI en el oeste de la ciudad

(afp_tickers)

Casi medio millón de personas han abandonado sus viviendas en Mosul desde el comienzo, hace seis meses, de la ofensiva de las fuerzas iraquíes para expulsar de la gran ciudad del norte de Irak al grupo yihadista Estado Islámico (EI), informó este lunes la ONU.

"El volumen de civiles que huyen de Mosul es asombroso", afirmó Lise Grande, coordinadora humanitaria de la ONU en Irak, en un comunicado.

Lanzada el 17 de octubre, la batalla de Mosul ha permitido a las tropas gubernamentales echar a los yihadistas del grupo EI de la parte este de la ciudad, pero los combates se concentran desde febrero en el margen oeste del río Tigris, densamente poblado.

"Nuestra hipótesis catástrofe cuando comenzaron los combates era de un millón de civiles que podían huir de Mosul. Más de 493.000 personas ya han abandonado la ciudad, dejando casi todo (sus bienes) detrás suyo", añadió Grande.

La ONU estima en otros 500.000 los civiles que aún quedan en las zonas controladas por el grupo EI. "(Esta batalla) nos ha empujado hasta nuestros límites operacionales", consideró Grande.

Apoyadas por una coalición internacional liderada por EEUU, las fuerzas iraquíes han logrado importantes avances en Mosul Oeste desde hace dos meses, aunque en la ciudad vieja las tareas se complican por las estrechas y abigarradas calles, donde viven miles de civiles.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, reclamó a finales de marzo, durante una visita a un campamento de refugiados cerca de Mosul, mayor solidaridad internacional, lamentando los pocos recursos disponibles.

AFP

 AFP internacional