AFP internacional

El presunto detonador de la bomba del atentado del 22 de mayo de 2017 en Mánchester, en que murieron 22 personas, en una imagen de dos días después en la escena del ataque

(afp_tickers)

La bomba del atentado de Mánchester era un potente artefacto casero equipado con un detonador sofisticado, que difícilmente pudo ser ideada y armada solamente por el kamikaze, Salman Abedi, creen los expertos.

La bomba estalló el lunes hacia las 22h30 locales en una de las puertas del pabellón de esa ciudad del noroeste de Inglaterra, donde la cantante Ariana Grande acababa de ofrecer un concierto, provocando 22 muertos y 75 heridos.

Los primeros detalles del artefacto fueron difundidos por el diario estadounidense The New York Times, que publicó ocho fotos mostrando diferentes partes: el detonador, la pila, los restos de la mochila donde fue ocultada y los clavos y piezas metálicas usados como metralla.

"A nivel de componentes, algunos son accesibles y fáciles de encontrar", explicó a la AFP Will Geddes, propietario de la empresa de seguridad ICP.

No obstante, "el detonador en sí mismo", una pieza metálica en forma de tubo, "es muy difícil de conseguir sin levantar sospechas", estimó, considerando que tal pieza difícilmente pasaría un control de seguridad en un aeropuerto.

Según The New York Times, el detonador contenía un pequeño circuito impreso y no un simple interruptor, como suele ser el caso, lo que sugiere la existencia de un mecanismo retardador o para hacerla estallar a distancia, o ambas cosas.

"Está claro que eso se lo proporcionaron terceras personas", estimó Geddes, lo que se ajusta a la tesis policial sobre la existencia de una célula en torno a Abedi.

"Montar este tipo de artefacto no es fácil", añadió el experto. "Cuando se trata de artefactos explosivos caseros, rara vez tienes a una persona aislada, sino a varios individuos".

La cadena BBC afirmó que Abedi hizo simplemente de "mula", llevando la bomba y haciéndola estallar. También podría ser, según el experto, que exista una especie de entidad central capaz "de fabricar o de asesorar en la construcción de bombas".

El artefacto, oculto en la mochila de las fotos, era lo suficientemente poderoso como para propulsar el torso del kamikaze lejos del lugar de la explosión y sembrar la muerte a su alrededor gracias a la metralla.

Según fuentes de los servicios de seguridad citados por el diario The Independent, el explosivo contenía peróxido de hidrógeno, un compuesto químico que es parte de la fabricación del TATP, un polvo blanco usado en los atentados de Bruselas de 2016.

Como puede fabricarse con ingredientes disponibles en las tiendas, el TATP "parece ser la sustancia favorita" de los miembros del grupo yihadista Estado Islámico, constató Geddes.

Michael McCaul, presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes de EEUU, dijo a la cadena Fox News que no fue el ataque de "un lobo solitario con un cuchillo".

"Era un blanco fácil, un atentado sofisticado y premeditado, con un artefacto explosivo muy complejo", estimó.

AFP

 AFP internacional