Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Soldados vigilando la instalación de bloques de cemento para fortalecer la seguridad alrededor del Parlamento Federal belga, el 9 de abril de 2016 en Bruselas

(afp_tickers)

La célula yihadista de Bruselas tenía como objetivo atentar de nuevo en Francia pero, al sentirse asediada, decidió de forma precipitada atacar en la capital belga, según los investigadores.

Estas revelaciones se producen tras una amplia operación antiterrorista y la imputación de un sospechoso clave, Mohamed Abrini, en el caso de los atentados el 13 de noviembre en París (130 muertos) y el 22 de marzo en Bruselas (32 muertos).

La fiscalía federal de Bélgica confirmó "que, a partir de varios elementos de la investigación, se deduce que el objetivo del grupo terrorista era golpear de nuevo a Francia".

Pero "al verse sorprendido por el rápido avance de la investigación (la célula) decidió finalmente y de forma urgente atentar en Bruselas".

El 22 de marzo un doble atentado suicida en el aeropuerto de Bruselas-Zaventem y un kamikaze en una estación de metro en el corazón de la capital belga causaron 32 muertos y centenares de heridos.

Según el primer ministro francés, Manuel Valles, estas informaciones son la "prueba" de que "pesan sobre Francia amenazas muy elevadas".

A fines de marzo, un presunto yihadista, Reda Kriket, francés de 34 años, había sido inculpado en París tras una investigación sobre un proyecto de atentado "inminente", que fue desbaratado en Francia.

Los acontecimientos se han acelerado tras la detención el viernes en la comuna de Anderlecht, en Bruselas, de Abrini, belgo-marroquí de 31 años, amigo de infancia de Salah Abdeslam, otro sospechoso clave de los atentados, capturado el 18 de marzo también en Bruselas.

Abrini, que ya estaba inculpado por los atentados de noviembre en París, fue imputado este domingo por "asesinatos terroristas" en la investigación de los ataques de marzo en Bruselas.

Abrini, detenido con otros tres individuos, reconoció ser el tercer hombre del atentado en el aeropuerto de Bruselas-Zaventem, el llamado "hombre del sombrero", que abandonó el lugar justo antes del doble ataque suicida.

Los investigadores sospechan que Mohamed Abrini acompañó en coche a Salah Abdeslam, último sobreviviente de los comandos que atacaron París, y a su hermano Brahim - que se hizo estallar en las calles de París - el 10 y 11 de noviembre en dos viajes entre Bruselas y París, poco antes de los atentados.

Según la fiscalía belga, durante esos viajes alquilaron los escondites en la región parisina utilizados por los comandos del 13 de noviembre.

- "Debe pagar" -

En lo referente a los ataques en Bruselas, los investigadores habían logrado establecer parte del recorrido del "hombre del sombrero", desde el aeropuerto, que abandonó a pie antes de las explosiones, hasta que desapareció dos horas después en el centro de la capital belga.

Pero ¿dice la verdad Mohamed Abrini al admitir que es el "hombre del sombrero"?

Su actuación "no se corresponde con el modo operativo del EI", el grupo Estado Islámico, que reivindicó los atentados en ambas capitales, declaró un especialista belga del islamismo radical, Peter Van Ostaeyen, quien cree que pudo mentir para proteger al resto de la célula.

Según la televisión pública belga, RTBF, Osama Krayem, de 23 años, arrestado el mismo día que Abrini e identificado como el segundo hombre del atentado en el metro, también habría confesado, admitiendo que el 22 de marzo salió de un apartamento en Etterbeek, en Bruselas, junto a Khalid El Bakraoui.

Ambos hombres fueron filmados juntos pocos minutos antes de que este último se hiciera explotar ne la estación de metro de Maalbeek.

Los investigadores estarían buscando la mochila de Krayem, visible en las imágenes de videovigilancia. El sábado hubo registros en Etterbeek pero no se encontraron pruebas.

Los investigadores sospechan que Salah Abdeslam fue a buscar a Krayem y al conocido Amine Choukri, en Ulm (Alemania), el 3 de octubre, cuando, muy probablemente, acababan de regresar de Siria.

Otros dos hombres, Hervé B. M., un ruandés de 25 años, y Bilal E. M., de 27, fueron inculpados en el proceso belga por haber ayudado a Abrini y Krayem.

Bruselas volvía el domingo a la normalidad: con el fin de las vacaciones de primavera, la circulación del metro se ha ido restableciendo progresivamente. A partir del lunes, circularán hasta las 21H00 locales, frente a las 19h00 actuales. Dieciocho estaciones permanecen aún cerradas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP