Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una bandera delimitando el área del maíz fertilizado en una plantación en Maryland, el 17 de junio de 2014

(afp_tickers)

Los precios del maíz, del trigo y de la soja subieron esta semana en Chicago como resultado de una caída del dólar, que ha captado la atención de los inversores en una época del año con pocas novedades en el sector agrícola.

"Lo que fue decisivo para la semana (...) es que el jueves el mercado del trigo remontó claramente, seguido por el del maíz, en reacción al dólar", destacó Bill Nelson, de Doane Asesor Servicios.

Cuando el reciente fortalecimiento de la divisa estadounidense minaba la confianza de los exportadores estadounidenses, el dólar cayó el jueves respecto al euro, que se ha beneficiado de anuncios sorprendentemente mesurados del Banco Central Europeo (BCE) sobre sus compras de activos.

"Muchos inversores habían apostado muy claramente por una baja del mercado de trigo y, en menor medida, del maíz, y son presionados para comprar", señaló Nelson.

Esta noticia macroeconómica dominó sobre todo los mercados agrícolas a falta de noticias propias, en un contexto bastante sombrío, como lo demuestra el hecho de que los precios del trigo no pudieran pasar al verde en toda la semana.

"Específicamente para el maíz, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) aumentó sus objetivos de producción de etanol en 2016", remarcó Dewey Strickler, de Ag Watch Market Advisors.

Como el etanol se hace a partir del maíz, "esto ha sido un factor positivo, pero es compensado por las exportaciones, que continúan a paso de tortuga", relativizó.

Las cifras publicadas esta semana por el Departamento de Agricultura estadounidense (USDA) siguieron mostrando exportaciones mediocres para el maíz y el trigo.

"El USDA tendrá que ajustar sus previsiones (de demanda) la semana próxima", el miércoles, cuando publique su informe mensual sobre el estado de la oferta y la demanda en los mercados mundiales.

Nelson considera que el mercado estaba mirando principalmente a América Latina, donde el clima sigue siendo favorable para los cultivos, especialmente la soja.

Pero, aclara, "no es tanto la situación de los cultivos como los acontecimientos políticos lo que importa en este momento, como la situación en Brasil, donde la presidenta (Dilma Rousseff) podría ser destituida de su cargo", agregó Nelson, quien mencionó también los acontecimientos en Argentina tras las elecciones, donde resultó electo presidente el candidato liberal Mauricio Macri.

El bushel de maíz (unos 25 kg) para entrega en marzo, el contrato más activo, se cotizaba este viernes a 3,8150 dólares contra 3,6725 dólares la semana pasada (+3,88%).

El bushel de trigo para marzo, también el más negociado, valía 4,8450 dólares contra 4,7900 dólares el viernes anterior (+1,15%).

El bushel de soja para enero, igualmente el más activo, costaba 9,0600 dólares contra 8,7300 dólares anteriormente (+3,78%).

Por su parte, la libra de algodón para entrega en marzo, el contrato más activo en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, cerró este viernes en 64,71 centavos, contra 63,93 centavos al final de la semana pasada, un aumento de 1,22% y su mayor precio desde el 21 de agosto.

AFP