Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Carteles de campaña colgados en paredes piden votos para el magnate Donald Trump mientras voluntarios llaman a electores a votar por este aspirante presidencial del Partido Republicano en la aba en una sede de campaña, el 8 de febrero de 2016 en Nueva Hampshire.

(afp_tickers)

A un día de las elecciones primarias en New Hampshire, los candidatos demócratas y republicanos multiplicaron los esfuerzos este lunes en este pequeño Estado del noreste del país con decenas de actos para convencer a unos electores conocidos por dudar hasta el último minuto.

Tras el atípico caucus de Iowa (centro de Estados Unidos) del 1 de febrero, que inauguró la carrera hacia las elecciones presidenciales de noviembre, New Hampshire es considerado el inicio de las primarias convencionales y marca el tono de lo que vendrá en este largo proceso.

Los sondeos dan ventaja al multimillonario Donald Trump entre los republicanos y a Bernie Sanders, senador por Vermont (Estado vecino a New Hampshire), sobre la favorita Hillary Clinton del lado demócrata.

Este lunes, los aspirantes a suceder a Barack Obama organizaron más de 35 actividades de campaña bajo la nieve en este Estado, que cuenta con unos 880.000 electores, de los cuales el 44% (398.472) están inscritos como independientes y, por lo tanto, pueden elegir votar en una u otra primaria.

La historia reciente dice que ningún candidato que no termine entre los dos primeros en este Estado ha llegado a la Casa Blanca, que el martes puede servir como filtro del poblado lado republicano, con nueve aspirantes liderados por Trump y los senadores Ted Cruz (Texas, sur) y Marco Rubio (Florida, sudeste).

- Fuego cruzado republicano -

Para Trump, la gran sorpresa de la campaña hasta el momento, se trata de borrar la humillación sufrida en Iowa, donde las encuestas lo daban como vencedor aunque terminó finalmente segundo, detrás del ultraconservador Cruz (27,7% contra 24,3% de los votos).

"Sí, mucha gente está enojada. No hay nada de malo en estar enojado. La gente está enojada ante la estupidez de nuestro Gobierno y la debilidad total de nuestros dirigentes", dijo el lunes un Trump más moderado que de costumbre en un acto en Londonderry. "Espero que estén lo suficientemente enojados para votar mañana", agregó.

Marco Rubio, hijo de inmigrantes cubanos y el más joven de los aspirantes a la presidencia estadounidense, con 44 años, fue la revelación en Iowa, con un tercer lugar muy cercano a Trump (23,1%) y confía en otra buena elección el martes.

Sin embargo, su ascenso en los últimos días sufrió un resbalón en el último debate republicano del sábado en Manchester, marcado por fuertes ataques a su inexperiencia ejecutiva.

Para candidatos como el exgobernador de Florida Jeb Bush y el actual gobernador de Nueva Jersey Chris Christie, la primaria del martes es un "ahora o nunca", tras los pobres resultados en Iowa.

La familia Bush se movilizó en los últimos días por Jeb. Su madre, Bárbara, de 90 años, visitó New Hampshire y el expresidente George W. Bush grabó una publicidad de campaña para su hermano.

De su lado, John Kasich, gobernador de Ohio (norte), espera dar la sorpresa.

- Hillary, bajo presión -

Clinton, que busca la nominación demócrata por segunda vez tras su derrota ante Barack Obama en 2008, arrancó con una victoria pírrica en Iowa (49,8% frente a 49,6%), que dio bríos a la campaña de Sanders, el "socialista" impulsor de una revolución política en el país y apoyado por los más jóvenes.

La presión sobre la exsecretaria de Estado podría aumentar luego de New Hampshire, donde Sanders tiene una ventaja de 12,8 puntos en los sondeos, según un promedio de Real Clear politics.

En el último debate entre ambos el jueves en Durham, Clinton y Sanders aumentaron visiblemente el tono, en particular cuando el senador mencionó el dinero que Hillary recibió del banco Goldman Sachs por conferencias privadas cuyo contenido permanece reservado.

Este lunes, en un acto en una universidad en Manchester, Hillary, acompañada de su esposo, el expresidente Bill Clinton y su hija Chelsea, respondió a esos ataques, admitiendo donaciones de Wall Street y asegurando que ello no le impediría avanzar en reformas del sector financiero.

En su "empujón final" de cara al martes, Hillary insistió en que estas elecciones son "cruciales" para Estados Unidos y prometió, entre otras cosas, actuar para que la economía crezca y la producción manufacturera regrese al país.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP