Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Fatemah Qaderyan (dcha.), capitana del equipo de Afganistán para un concurso de robótica, prueba el invento junto a sus compañeras, en Washington, el 17 de julio de 2017

(afp_tickers)

La capitana de las jóvenes afganas que recibieron hace poco una medalla en un concurso de robótica en Washington perdió a su padre en el atentado perpetrado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) el martes en Herat, en Afganistán, anunció su entrenador, a la AFP.

De 45 años, el padre de Fatemah Qaderyan se encontraba en la mezquita chií donde dos kamikazes del grupo EI causaron 33 muertos y 66 heridos, indicó este jueves Ali Reza Mehrban.

La chica, de 15 años, se encuentra conmocionada por la tragecia y ha tenido que recibir atención médica, según su hermano, Mohamed Reza.

La historia del equipo de seis jóvenes originarias de Herat, cerca de la frontera con Irán, llamó la atención de la prensa cuando las autoridades estadounidenses le negaron dos veces el visado para entrar en el país, debido a las leyes antiinmigración impuestas por la administración de Donald Trump.

"No somos un grupo terrorista que va a EEUU para asustar a la gente", declaró entonces Fatemah. "Solo queremos mostrarles a los estadounidenses las competencias de las chicas afganas".

Las jóvenes afganas trabajaron durante seis meses para crear su robot, fabricado con materiales de recuperación como botellas y latas de conserva.

Finalmente, pudieron participar en el concurso gracias a una intervención directa de Trump y ganaron la medalla de plata frente a 162 equipos de adolescentes de todo el mundo.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP