Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El principal sospechoso de los atentados de noviembre en París, Salah Abdeslam, en una imagen distribuida el 15 de noviembre de 2015 para buscar a posibles testigos de su fuga, que terminó en su barrio de origen, Molenbeek,en Bruselas, el 18 de marzo

(afp_tickers)

"Estamos satisfechos de que haya sido capturado con vida", dijo Georges Salines, presidente de una de las asociaciones de víctimas de los atentados del 13 de noviembre en París, que celebró el arresto en Bruselas de Salah Abdeslam, acusado de ser una pieza clave de los ataques.

"Vamos a poder tener un verdadero proceso con alguien que no está en duda si participó en los atentados", dijo a AFP este médico cuya hija murió en la sala de conciertos Bataclan, donde fallecieron 90 de las 130 víctimas de los ataques yihadistas.

Después de cuatro meses de búsqueda, Salah Abdeslam, de 26 años, fue arrestado en una operación policial en Molenbeek. El joven llevaba una vida marcada por pequeños robos antes de volverse yihadista en tiempo récord en Molenbeek, un barrio popular de Bruselas.

La policía lo detuvo el viernes a media tarde en esta misma comuna de Bruselas, a 900 metros de la casa en donde aún viven sus padres. Herido en una pierna fue trasladado a un hospital, de donde salió este sábado.

Aurélia Gilbert, miembro de la asociación de víctimas '13 de noviembre: fraternidad y verdad', de la cual Salines es presidente, afirmó que hasta ahora sólo han comparecido ante la justicia implicados de segundo orden. "Ahora vamos a tener a alguien presente. Las víctimas de las terrazas y sus familiares van a tener a alguien a quien juzgar", dijo Gilbert.

Esta empleada de la sala Bataclan afirmó estar "aliviada". "Estamos contentos de que no haya vuelto a Siria para ser abatido por un dron estadounidense. Esto es una democracia y habrá un proceso", aseguró.

- 'Vamos a poder saber más' -

Sylvie, herida en el Stade de France de Saint-Denis, donde tres kamikazes se hicieron estallar celebró al enterarse: "¡Súper!". "Al menos va a haber alguien vivo de los que estaban listos para pasar a la acción. Por fin vamos a poder saber más", dijo.

"Esto quiere decir que va a poder responder por sus actos", destaca por su parte Caroline Langlade, vicepresidenta de 'Life for Paris', otra asociación de víctimas. "Es importante que haya alguien vivo durante el proceso en el banco de los acusados. Esto le va a dar otro sentido" al trabajo de la justicia, destacó.

Langlade, que estaba en la sala del Bataclan la noche de los atentados, espera "poder comprender lo que puede pasar por la cabeza de la juventud francesa y belga que se radicaliza".

"Que alivio", celebró Mehana Mouhou, abogada de las víctimas del Stade de France de Saint-Denis y del Bataclan. Las víctimas "esperan ahora que las autoridades belgas acepten que sea extraditado a Francia lo antes posible sin poner ningún obstáculo", dijo.

Los ataques yihadistas del 13 de noviembre dejaron 130 muertos y varios cientos de heridos. Más de 4.000 personas están registradas como víctimas de los atentados, los más mortíferos de la historia de Francia.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP