Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de personal de la Casa Blanca, Rob Porter (D), el 4 de agosto de 2017 con el jefe de gabinete de la Casa Blanca John Kelly (I) y el asesor y yerno del presidente Donald Trump Jared Kushner, renunció por acusaciones de violencia doméstica

(afp_tickers)

La Casa Blanca admitió el jueves que podría haber sido más vehemente frente a las muchas acusaciones de violencia doméstica contra un alto funcionario, en medio de una avalancha de cuestionamientos éticos en el seno del gobierno de Donald Trump.

El asistente cercano de Trump, Rob Porter, renunció el miércoles a su puesto de secretario de personal, a pesar de negar acusaciones de haber abusado de sus dos exesposas, una de las cuales divulgó una foto suya con un ojo morado por el que lo responsabiliza.

Entonces se supo que Porter no había pasado los filtros de seguridad requeridos para su puesto debido a esas acusaciones, pero a pesar de ello trabajó día tras día al lado del presidente, manejando material altamente clasificado.

"Muchos de nosotros podríamos haberlo hecho mejor", reconoció el subsecretario de prensa Raj Shah a los periodistas cuando se le preguntó sobre la situación, en una rara declaración de contrición de la Casa Blanca.

Interrogado sobre por qué Porter fue forzado a dimitir recién después de que las acusaciones se hicieron públicas, Shah se negó a dar detalles sobre cuándo y cómo el jefe de gabinete, John Kelly, se enteró de los reclamos de las ex esposas.

"Tuvo completo conocimiento de estas acusaciones ayer (miércoles)", dijo Shah. "No voy a entrar en detalles sobre quién puede haber sabido qué información", agregó.

Shah también se negó a precisar sobre si la asesora de comunicaciones de Trump, Hope Hicks, que según trascendidos estaba saliendo con Porter, estuvo involucrada en la respuesta que la Casa Blanca dio al escándalo.

Hasta horas antes de que el graduado de Harvard dejara su puesto, la Casa Blanca lo elogiaba por ser un integrante recto e íntegro del equipo.

"Rob Porter ha sido eficaz en su papel como secretario de personal. El presidente y el jefe de personal tienen plena confianza en sus habilidades y su desempeño", dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

El gobierno de Trump se vio sacudido el jueves por el escándalo de la partida de Porter.

Desde el comienzo de su campaña, el explosivo e impredecible Trump, quien prometió convocar "solo a las mejores personas" para trabajar a su lado, ha tenido problemas para reclutar personal en las filas de los republicanos, muchos de los cuales se irritan por su comportamiento.

Porter era respetado por la jerarquía del partido y se lo consideraba bueno en su trabajo. "Hoy hablé con el presidente y me dijo que estaba triste (...) por la información y las imágenes que vio", dijo Shah.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP