Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La playa de Bávaro, balneario donde se desarrolla la cumbre de la Celac en República Dominicana, el 16 de enero de 2012

(afp_tickers)

Los gobernantes de América Latina y el Caribe se reunirán el miércoles en República Dominicana para dialogar sobre seguridad alimentaria y migración, en momentos de incertidumbre sobre la política que adoptará hacia la región el nuevo presidente estadounidense, Donald Trump.

La V Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) también debatirá sobre el "problema mundial de las drogas" y el bloqueo económico de Estados Unidos a Cuba, que se mantiene pese al restablecimiento de relaciones bilaterales tras medio siglo de enemistad.

Migración, narcotráfico, comercio y el futuro del acercamiento de Washington con La Habana -formalizado en 2015- son precisamente algunas de las cuestiones que despiertan preocupación tras la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Cumpliendo una de sus promesas de campaña, el explosivo mandatario retiró este lunes a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP).

Chile, México y Perú figuran entre los 12 países que firmaron el acuerdo, que busca crear el mayor bloque económico del mundo.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, quien es esperado en la cumbre, dijo que "ante la evidente dificultad" para materializar el pacto, su país "iniciará de inmediato conversaciones" para lograr acuerdos bilaterales con los otros participantes.

Con México en la mira, Trump también ha planteado renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), forzar al gobierno de Peña Nieto a pagar un muro fronterizo y deportar a millones de inmigrantes indocumentados.

Además, ha amenazado con cancelar el acercamiento con el gobierno cubano de Raúl Castro, a menos que la isla comunista acepte condiciones más exigentes en temas de libertades civiles.

- Enigma -

Con excepciones como Brasil y Chile, la mayoría de los países latinoamericanos tiene a Estados Unidos como su principal socio comercial. Ahora tendrán que vérselas con un gobierno proteccionista.

El expresidente colombiano Ernesto Samper, secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que reúne a un tercio de los integrantes de la Celac, resumió en estos días el sentimiento que genera Trump en Latinoamérica.

"Nunca había sido tan enigmática la llegada de un nuevo presidente de Estados Unidos", afirmó Samper en una entrevista en Caracas.

Con un largo pasado de intervenciones estadounidenses, la región estaba "acostumbrada" a alinearse frente a los "enemigos externos de Washington", afirmó el secretario.

"Pero resulta que ahora los temas que esgrime tienen que ver con nosotros. Si va a sacar a patadas a los latinos, si va a trancar las exportaciones, si va a poner restricciones a la inversión que se haga en estos países, todo eso va a ir en contra de nuestros intereses", advirtió.

Llamando a la "calma", el canciller de El Salvador, Hugo Martínez, cuyo país asumirá el miércoles la presidencia rotatoria de la Celac, estimó que los anuncios de Trump deben ser vistos sin apresuramiento.

"Es importante seguir los acontecimientos y no basarnos necesariamente en la retórica de campaña", afirmó Martínez este lunes en rueda de prensa en Bávaro, sede la cumbre y vecina de la turística Punta Cana.

La Celac agrupa a 33 países con 620 millones de habitantes.

- Reacomodo ideológico -

Previo a la cita de mandatarios, la Celac celebrará el martes su reunión de cancilleres que revisará la "Declaración de Punta Cana" y una veintena de declaraciones especiales que firmarán los presidentes y jefes de delegación.

República Dominicana aguarda a 14 presidentes, entre ellos Raúl Castro y Peña Nieto, Nicolás Maduro (Venezuela) y Juan Manuel Santos (Colombia).

Se descarta la presencia de Michel Temer (Brasil) y Mauricio Macri (Argentina), mientras que la chilena Michelle Bachelet canceló este lunes su participación por los incendios forestales que afectan a su país.

Surgida en 2011 por impulso del fallecido líder venezolano Hugo Chávez, la Celac vive un reacomodo ideológico tras el retroceso de la izquierda en varios países y la llegada de gobiernos de centro-derecha.

"Ha habido cambios en América Latina y yo aspiro a que los debates se den con respeto y con altura", dijo Maduro de cara a la reunión.

Los países de la Celac enfrentan grandes desafíos como reducir la pobreza, que alcanzaba a un 29% de sus habitantes en 2015, según la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (Cepal).

Pero ese objetivo está amenazado por el bajo crecimiento que tendrá América Latina este año, de apenas 1,3%, tras una contracción de 1,1% en 2016 por la caída de las materias primas, de acuerdo con la Cepal.

AFP