Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Benjamin Netanyahu da una rueda de prensa el pasado 10 de enero en el asentamiento de Bet El, al norte de la ciudad cisjordana de Ramala

(afp_tickers)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó este jueves de "impostura palestina bajo el auspicio de Francia" la conferencia internacional prevista el domingo en París para intentar reactivar el moribundo proceso de paz entre israelíes y palestinos.

"Esta conferencia es una impostura palestina bajo el auspicio de Francia y destinada a adoptar posiciones aún más anti-israelíes. Eso hace retroceder la paz, no nos vinculamos" con sus resultados, dijo Netanyahu en una reunión con el ministro de Exteriores noruego, Borge Brende.

Francia reúne el domingo a representantes de decenas de países y organizaciones para intentar reanudar los contactos entre israelíes y palestinos, y mantener viva la posibilidad de una solución de dos Estados.

Israel siempre denunció esta iniciativa francesa, lanzada en enero de 2016. Los palestinos, en cambio, se adhieren a la misma. Francia envió hace pocos días invitaciones a Netanyahu y al presidente palestino, Mahmud Abas. Israel reiteró el miércoles que Netanyahu no iría a París.

Los esfuerzos para resolver el conflicto están en suspenso desde el fracaso, en abril de 2014, del último intento hasta la fecha, el de la administración del presidente saliente de EEUU, Barack Obama.

Los dos principales líderes implicados, Netanyahu y Abas, no habrían mantenido una reunión pública de relevancia desde 2010.

Los Territorios palestinos, Jerusalén e Israel son escenario, desde octubre de 2015, de un aumento de las tensiones que ha costado la vida a unos 250 palestinos y a unos cuarenta israelíes, lo que ha hecho temer a la comunidad internacional un nuevo conflicto armado en la región.

La solución de los dos Estados, esto es, la creación de un Estado palestino que coexistiría pacíficamente con Israel, sigue siendo la referencia de la gran mayoría de la comunidad internacional.

La conferencia de París debería reafirmar la preponderancia de esta solución, hoy en día, moribunda. Los palestinos reclaman la creación de su Estado en sus territorios ocupados por Israel desde 1967.

Netanyahu, que asegura apoyar esta solución, rechaza que las colonias bloqueen la vía de la paz al 'arañarle' territorio a lo que sería un Estado palestino.

El primer ministro ha criticado repetidamente la iniciativa francesa, recalcando que corresponde a las dos partes, israelíes y palestinos, negociar la paz.

Sin embargo, el presidente francés, François Hollande, recordó que la conferencia no busca sustituir las negociaciones bilaterales. "La paz se hará entre los israelíes y palestinos, y ningún otro. Sólo las negociaciones bilaterales pueden conducir" a la paz, dijo.

La presidencia palestina, en cambio, mostró su apoyo. La conferencia "es una oportunidad importante para afirmar la necesidad de una solución de dos Estados y la ilegalidad de la colonización, tanto más ante toda la comunidad internacional reunida y tras la importante decisión del Consejo de Seguridad" de la ONU, dijo su portavoz, Abu Rudeina.

Éste se refería a la resolución 2334 que condena la colonización, adoptada gracias a la decisión de la administración Obama de abstenerse y no interponer su veto.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP