Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El logo del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la sede del organismo en Washington.

(afp_tickers)

La corrupción mueve cada año entre 1.500 y 2.000 millones de dólares en sobornos tanto en países pobres como ricos, alertó el miércoles la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Las pérdidas por los sobornos representan aproximadamente el 2% del PIB global, señaló Lagarde en un ensayo que será presentado el jueves en la Cumbre Anti Corrupción convocada por el primer ministro británico, David Cameron, en Londres.

No obstante, en su documento Lagarde recordó que "los sobornos son apenas una parte de todas las posibles formas de corrupción" y por lo tanto el costo total "es muy elevado".

En general, señaló Lagarde, la suma de los costos directos e indirectos de la corrupción "conduce al bajo crecimiento y a un crecimiento de la desigualdad" y tiene "un impacto corrosivo" en las sociedades, como la desconfianza en los gobiernos y erosión de valores sociales.

Además, la corrupción frena la inversión tanto local como extranjera y ayuda a perpetuar la ineficiencia, con consecuencias directas en la capacidad de los gobiernos de aplicar recursos en áreas como educación y salud.

Así, el fenómeno "afecta desproporcionadamente a los pobres", ya que esas personas dependen más de los servicios de gobierno, dijo.

En la visión de Lagarde, el enfrentamiento eficaz del fenómeno de la corrupción requiere un abordaje "holístico" que incluya los elementos que componen la imagen del 'palo y la zanahoria', en la forma de sanciones e incentivos.

"Diversos instrumentos en general caracterizados como de naturaleza disciplinaria (el palo) pueden mejorar la rendición de cuentas. Otros instrumentos proporcionan refuerzo positivo (la zanahoria)", escribió Lagarde en su ensayo de 13 páginas.

Sostuvo que "el mayor desafío surge cuando la corrupción ha permeado una sociedad" al punto en que las instituciones que deben aplicar la ley se ven comprometidas en su integridad y credibilidad.

Al analizar el papel que el sector privado puede desempeñar en el combate a la corrupción, Lagarde recordó que "por cada soborno aceptado por un funcionario público, un soborno es ofrecido" por una personas proveniente de la iniciativa privada.

Según Lagarde, la corrupción termina por introducir "enormes cantidades de imprevisibilidad" a los negocios, y por ello el sector privado debe ser un aliado para erradicar prácticas corruptas.

Lagarde admitió que existía "considerable sensibilidad" al hecho de que el FMI arroje luz sobre la corrupción, pero destacó que la entidad no podía considerar países a la luz de sus políticas monetarias o financieras "cuando el problema de la corrupción es endémico".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP