Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un agente del departamento de policía de Nueva York en Times Square, el 31 de diciembre de 2016

(afp_tickers)

La cantidad de homicidios y tiroteos siguió bajando en Nueva York en 2016 y cayó a su menor nivel desde comienzos de los años 1990, mientras en otras ciudades como Chicago la criminalidad vivió una explosión.

Estadísticas publicadas el miércoles por la policía de Nueva York muestran que la primera ciudad estadounidense, con unos 8,5 millones de habitantes, registró 335 homicidios en 2016, una caída de 4,8% en relación a 2015.

En la ciudad tuvieron lugar unos 998 tiroteos, 140 menos que en 2015 (-12%) y su menor nivel desde el inicio de este tipo de estadísticas, a comienzos de la década de 1990.

El jefe de la policía neoyorquina, James O'Neill, ascendido en septiembre después de la jubilación del muy respetado William Bratton, se congratuló de la continuación de una tendencia a la baja iniciada a mediados de 1990, bajo el gobierno municipal del republicano Rudy Giuliani.

"Reducimos la criminalidad pese a los picos de violencia en otras ciudades estadounidenses", gracias a un programa de policía de proximidad y un trabajo "preciso como el láser" frente a las pandillas, subrayó.

La cantidad de tiroteos ligados a las pandillas cayó a 412 en 2016, frente a los 560 en 2015, lo que representa una bajada de 25%.

En comparación, en 2016 se cometieron en Chicago más de 760 homicidios, un récord desde hace 20 años, esencialmente a raíz de un alza de la violencia entre pandilleros.

El alcalde demócrata de Nueva York, Bill de Blasio, que prepara su campaña de reelección de noviembre próximo, consideró que se recogieron los frutos de una estrategia que, además de colocar el acento en la policía de proximidad, limita las muy polémicas detenciones arbitrarias con registros ("stop-and-frisk").

Esta estrategia "instaura la confianza entre la policía y el público y permite a los neoyorquinos desempeñar un papel activo en la seguridad de sus barrios", subrayó.

La situación es, no obstante, muy desigual según los distritos: la muy rica Manhattan es donde hay menos criminalidad, mientras que el Bronx, Queens o Brooklyn siguen teniendo rincones peligrosos.

Los homicidios ocurren sobre todo de noche: cerca de un tercio de los asesinatos y tiroteos en 2016 tuvieron lugar entre las 22H00 y las 02H00, subrayó el diario The New York Times.

AFP