Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Decenas de contenedores permanecen almacenados en el puerto de Wilhelmshaven, en el norte de Alemania, el 24 de julio de 2015

(afp_tickers)

Los mayores institutos alemanes de estudios de coyuntura revisaron el jueves a la baja sus previsiones de crecimiento de Alemania en 2015, debido a la desaceleración de la economía mundial.

"La economía alemana se encuentra en una fase de expansión contenida", señalan de entrada en su informe semestral los cuatro institutos (Ifo, RWI, DWI, IWH), que representan corrientes económicas diferentes.

El PIB de la principal economía europea, que registró un crecimiento de 1,6% en 2014, crecerá este año un 1,8%, de acuerdo con los institutos, que en la pasada primavera calculaban esa expansión en 2,1%.

La economía alemana viene dando señales de pérdida de dinamismo desde hace varios meses, con un crecimiento de 0,3% en el primer trimestre y de 0,4% en el segundo.

Los institutos mantienen en cambio sin modificaciones su previsión para 2016, de una expansión del PIB de 1,8%, similar ahora a la de 2015.

- El consumo, nuevo motor -

Las previsiones de crecimiento de los institutos coinciden con las del gobierno alemán (+1,8% en 2015 y 2016), que debe próximamente revisar sus proyecciones. El FMI, por su lado, ya recortó ligeramente las suyas, a 1,5%.

El informe del jueves confirma el cambio de paradigma de los últimos años, con el consumo como principal motor de la economía, en momentos en que las exportaciones se ven afectadas por la debilidad de la demanda mundial.

"La expansión se sustentará en el consumo privado", gracias a aumentos salariales y a las economías realizadas en las facturas energéticas, debido a la caída del precio del petróleo, explica el reporte.

Pero "dada la expansión moderada de la economía mundial, las exportaciones solo podrán registrar un progreso moderado", añade, citando en particular "los problemas en toda una serie de países emergentes".

"Los riesgos sobre el clima económico internacional han aumentado. Lo que vemos en China o en otros países en desarrollo constituye sin duda un gran factor de riesgo para una economía orientada a la exportación", afirmó Roland Döhrn, del instituto RWI, en una conferencia de prensa en Berlín.

Los datos publicados este jueves muestran un retroceso de 5,2% de las exportaciones alemanas en agosto. Otros índices ya señaaron esta semana una caída de los pedidos y de la producción industrial.

- Impacto económico de los refugiados -

Los institutos también empiezan a evaluar el impacto económico de la llegada de centenares de miles de refugiados a Alemania en los últimos meses.

El Estado deberá prever unos 4.000 millones de euros este año y unos 11.000 millones en 2016 para organizar la acogida de ese enorme flujo humano, pero no pesará en el presupuesto más que "un pequeño programa de coyuntura", según Ferdinand Fichtner, del instituto DIW.

También habrá en 2016 un "ligero aumento" del desempleo, que pasará de 6,4% en 2015 a 6,5% en 2016, aunque los inmigrantes podrían permitir a Alemania compensar el envejecimiento de su población, prosigue el informe.

Alemania tendrá que enfrentar además el reto de superar el escándalo de los coches trucados de Volkswagen, que pone en riesgo la imagen de toda su industria, aunque aún es imposible calcular el impacto de este factor, señaló Fichtner.

AFP