AFP internacional

La actividad en Oxford Circus, en el centro de Londres, el 27 de junio de 2016

(afp_tickers)

La economía de Reino Unido creció un 0,3% en los tres primeros meses de 2017, anunció este viernes la oficina de estadísticas británica (ONS), un dato bastante inferior a la subida del 0,7% registrada en el trimestre anterior.

El crecimiento trimestral es el más débil desde primeros de 2016, precisó la ONS. Los economistas vaticinaban un alza del Producto Interior Bruto (PIB) del 0,4%, según Bloomberg.

Esta desaceleración se produjo tras meses en los que la actividad económica británica había obtenido buenos resultados a pesar del voto a favor del Brexit en junio de 2016. Su crecimiento del 0,7% en el cuarto trimestre del año pasado fue, de hecho, el mayor de los países del G7.

Reino Unido sufrió esta vez el estancamiento de su poderoso sector de servicios (+0,3%), que representa una gran parte de la actividad del país.

La ONS explicó que los sectores más dependientes del consumo doméstico están atravesando un mal momento. El alza de los precios, provocado por la debilidad de la libra, que aumenta mucho el coste de los bienes importados, reduce los gastos de los británicos.

Para Alan Clarke, economista en Scotia Bank, la debilidad del crecimiento se debe "probablemente" al Brexit.

"Los temores respecto al Brexit eran que el crecimiento se redujera debido a una caída de la confianza, de las contrataciones y de la inversión. No es lo que está ocurriendo. Lo que pasó fue que la caída de la libra sostuvo la inflación y tuvo un impacto sobre los gastos de consumo", resume.

AFP

 AFP internacional