El Producto Interior Bruto (PIB) británico registró un alza de 0,3% en el tercer trimestre, compensando el retroceso de 0,2% sufrido en los tres meses precedentes y evitando la entrada del país en la recesión, según datos oficiales divulgados el lunes.

La economía del Reino Unido, enfrentada a la incertidumbre de un Brexit inicialmente previsto para el pasado marzo pero aplazado ya tres veces, ahora hasta finales de enero, creció 0,3% en el periodo entre julio y septiembre, informó la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS).

La recesión se define técnicamente como dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo, por lo que un PIB en baja hubiese sido crítico para el país tras el retroceso económico registrado de abril a junio.

Fue el sector de los servicios, que representa un 80% de la economía británica, quien lideró el aumento de actividad mientras que la industria manufacturera registró un estancamiento, señaló la ONS.

Sin embargo en el mes de septiembre, el PIB sufrió una caída interanual de 0,1%, precisó el organismo, y en su conjunto "el crecimiento se ralentizó a su nivel más débil desde hace una década".

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes