Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una bandera de Brasil desplegada durante una marcha en Río de Janeiro, el 12 de agosto de 2004

(afp_tickers)

Un índice de actividad publicado por el Banco Central de Brasil (BCB) reforzaba el lunes la idea de que la potencia sudamericana pudo haber salido en el primer trimestre de la peor recesión de su historia.

Los datos del PIB del primer trimestre se publicarán el 1º de junio, pero el Índice de Actividad Económica (IBC-Br) apuntó un crecimiento, tomando en cuenta las variaciones estacionales, de 1,12% respecto al trimestre anterior.

En comparación con el mismo periodo de 2016, el IBC-Br, considerado como una "previa" del anuncio oficial, aumentó 0,68%. En el acumulado de doce meses tuvo una expansión de 2,78%.

El gobierno conservador de Michel Temer celebró el indicador que, no obstante, mostró una contracción de 0,44% en marzo frente a febrero, aunque por debajo del retroceso de 0,99% que preveían las 18 instituciones financieras consultadas por el diario económico Valor.

"Lo peor está quedando atrás, pero no quiere decir que ya terminó. Tanto que la medición intermensual de marzo mostró un retroceso. Pero el fondo del pozo parece estar superado para la actividad como un todo", dijo a la AFP Ignacio Crespo, economista de Guide Investimentos en Sao Paulo.

La economía brasileña se contrajo 3,8% en 2015 y 3,6% el año siguiente, plasmando su peor desempeño en más de un siglo. Para 2017, tanto el gobierno como el mercado esperan un modesto crecimiento de 0,5%.

"Lo que más va a contribuir en 2017 es el agro, porque el sector de servicios está aún muy débil y a la industria aún le falta mucho", apuntó Crespo.

Temer, que debe completar hasta fines de 2018 el mandato de la izquierdista Dilma Rousseff (destituida el año pasado por adulterar las cuentas públicas), fijó como prioridad para su corta gestión sacar al país de la recesión iniciada en el segundo trimestre del 2015 y crear empleos. Ambos objetivos están aún pendientes.

El país tiene una desocupación récord que afecta a 14,2 millones de personas y un déficit fiscal abultado, que llevó al oficialismo a aprobar un congelamiento del gasto público por dos décadas y a buscar reformar el sistema de jubilaciones y la legislación laboral.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP