AFP internacional

La directora del FMI, Christine Lagarde, en rueda de prensa el 20 de abril de 2017 en Washington

(afp_tickers)

Brasil, la mayor economía de América Latina, parece haber dejado atrás dos años de recesión para iniciar tímidamente una recuperación, aunque el combate a la corrupción es de "importancia crítica", dijo este jueves la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

"Gracias a medidas que fueron anunciadas, y algunas de ellas ya aplicadas, parece que la economía de Brasil ha hecho la curva, y mejorará en 2017 y en 2018", dijo Lagarde en una conferencia en la apertura de la reunión de primavera del FMI y el Banco Mundial, en Washington.

Brasil experimentó un fuerte retroceso de 3,8% de su Producto Interno Bruto (PIB) en 2015 y en 2016 la caída fue de 3,6%, en una secuencia de dos años de recesión que constituye los peores resultados de la serie histórica iniciada en 1948.

Sin embargo, para este año el FMI prevé un tímido crecimiento de 0,2% este año, para alcanzar un crecimiento de 1,7% en el año siguiente.

Lagarde dijo este jueves que el FMI "saluda tanto la política fiscal que ha sido identificada y la intención de reducir la deuda, así como las medidas de monitoreo que responden a una clara reducción de la inflación. Esa mezcla de políticas era necesaria".

Agregó que, "la tentativa de llegar al fondo de una lista de casos de corrupción es de una importancia crítica para liberar el potencial de la economía brasileña".

No obstante, aunque las expectativas del FMI sobre el desempeño económico de Brasil este año, el país sigue sumergido en un ambiente de turbulencia e incertidumbre política.

Hace apenas una semana, el Supremo Tribunal Federal brasileño autorizó la apertura de investigaciones contra ocho ministros, 29 senadores y unos 40 diputados por sospechas de vinculación con el caso de corrupción por desvío de fondos mediante la estatal de hidrocarburos Petrobras hacia partidos políticos.

AFP

 AFP internacional