AFP internacional

El distrito financiero londinense, el Canary Wharf, hogar de muchas sedes de compañías, visto desde Shadwell, sureste de Londres, el 12 de mayo de 2017

(afp_tickers)

La economía británica creció un 0,2% en el primer trimestre, una décima menos del dato adelantado de abril, anunció el jueves la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS), aludiendo a un comportamiento del sector servicios peor de lo estimado en un principio.

Este segundo dato, tras la publicación de las cifras preliminares a finales de abril, confirma que la economía del país se ralentizó a principios de este año, tras un cuarto trimestre de 2016 todavía marcado por un crecimiento del 0,7%, en el momento en el que las autoridades se disponen a negociar la salida británica de la Unión Europea.

El sector servicios experimentó un desarrollo más lento (0,2% de subida en el primer trimestre respecto al cuarto trimestre de 2016).

Los servicios constituyen el componente más importante de la economía británica, apoyada entre otros por los potentes sectores de las finanzas, la distribución, la hostelería y los transportes.

La ONS señaló en especial que los sectores de las ventas al por menor y la hostelería experimentaron una disminución de su actividad.

Los otros sectores de la economía británica (industria, construcción y agricultura) crecieron ligeramente, entre un 0,1 y un 0,3%.

La ONS indicó que el consumo doméstico solo aumentó un 0,3% de un trimestre al otro, tras una progresión dos veces más importante que en el último trimestre de 2016.

El poder adquisitivo de los hogares británicos comienza a sufrir el impacto de la fuerte subida de la inflación estos últimos meses, sostenida por un encarecimiento de los productos importados provocado por una libra esterlina devaluada desde la decisión de Reino Unido de salir de la UE.

Las inversiones de las empresas por su parte aumentaron un poco más (+0,6%), pese a la incertidumbre entorno a las negociaciones del Brexit.

AFP

 AFP internacional