Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una imagen de la terminal de contenedores de mercancías tomada el pasado 16 de febrero en el puerto de Barcelona

(afp_tickers)

El crecimiento de la economía española alcanzará el 3,2% en 2016, según el Banco de España, que revisó al alza su previsión de crecimiento anual, a pesar de la incertidumbre política por la permanencia en funciones del Gobierno desde diciembre de 2015.

La última previsión publicada en junio pronosticaba un crecimiento del 2,7%. Pero, a mediados de septiembre, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, indicó que se alcanzaría el 3%.

En el tercer trimestre, el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) se situará en el 0,7%, una ligera desaceleración respecto al 0,8% del segundo trimestre, debido al deterioro de la balanza comercial, de acuerdo con la estimación provisional publicada por el Banco de España.

Aunque es difícil calcular la repercusión económica del bloqueo político, "no percibimos que haya un impacto muy significativo y si lo ha tenido, ha sido compensado por otros factores", dijo a la prensa el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

Pero cuanto más perdure esta situación, más probable será que "se materialicen" las consecuencias, advirtió.

El banco central estima que el crecimiento de la cuarta economía de la zona euro se ralentizará en 2017 al 2,3% y en 2018 al 2,1% por "la pérdida de pujanza" de factores que estimularon su recuperación como la caída de los precios del petróleo, los bajos tipos de interés o la depreciación del euro.

El consumo de los hogares y las empresas, factores también claves del crecimiento español, tenderán "a mostrar un comportamiento menos vigoroso a partir del próximo año".

Desde 2014, España volvió al crecimiento económico y su desempleo, que alcanzó el 27% de la población activa, se redujo hasta el 20% en el segundo trimestre de 2016. Es la tasa más baja de los últimos seis años pero aun así es la segunda peor cifra de la Unión Europea después de Grecia.

El país sigue bajo la amenaza de una sanción de Bruselas por la desviación de su déficit público, pero el Gobierno en funciones, con unas funciones muy limitadas, no puede temer medidas al respecto.

Los objetivos de déficit público europeos no se podrán alcanzar si no se introducen modificaciones presupuestarias, advirtió Fernández de Cos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP