Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Turistas y transeúntes madrileños cerca de la Puerta del Sol, en Madrid, el 16 de diciembre de 2014

(afp_tickers)

La economía española creció un 3,2% en 2016, casi el doble que la media europea, impulsada por la demanda interna, el turismo y las exportaciones, aunque se espera que en 2017 crezca menos debido a una coyuntura más difícil.

El dato fue el mismo que en 2015 y cumplió con las previsiones oficiales. España ha crecido mucho mas rápido que otros países de la zona euro, donde la media del crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) se estableció en un 1,7% en el tercer trimestre, según datos de la agencia europea de estadísticas Eurostat.

La economía española se recupera y no parece haber sufrido con los diez meses de bloqueo político que el país vivió entre las legislativas de diciembre de 2015 y el pasado noviembre.

A falta de un gobierno en plenas funciones, el sector de las obras públicas sufrió un parón en ese período, el cual se vio compensado por el regreso de los consumidores a las tiendas, la disminución del paro, el alza de las exportaciones y una llegada récord de turistas en 2016 (más de 75 millones).

Estos factores se vieron impulsados por los 'vientos de cola' que han acelerado aún más el crecimiento de España desde hace unos años: los bajos tipos de interés en la eurozona y un petróleo barato.

Tras la crisis de 2008-2013, la cuarta economía de la zona euro puede presumir de un crecimiento ininterrumpido desde hace 13 trimestres. En esta línea, el Gobierno prevé en 2017 recuperar el nivel del PIB previo a la crisis.

La proyección para este año es de un crecimiento del 2,5%. Sin embargo, el Banco de España alerta de que la economía ya no podrá contar tanto con algunos factores coyunturales favorables, como el petróleo barato, la depreciación del euro y los tipos bajísimos de interés.

En los próximos meses se espera un repunte de la inflación, un factor que el Gobierno vigilará junto con la subida de los precios de la energía, reconoció recientemente el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en un coloquio.

Antonio Argandoña, profesor en la escuela de comercio IESE, recalca que "los incrementos son cada vez menores y es lógico: la empresa que quería contratar trabajadores ya los contrató. La empresa que quería hacer inversiones, ya las ha llevado a cabo", por lo cual ahora "volvemos a una velocidad de crucero".

- Presupuesto exigente -

El contexto se complica para el gobierno, al que la Comisión Europea ha asignado una exigente senda de reducción del déficit: 3,1% del PIB en 2017, después del 4,6% prometido en 2016.

El Estado tendrá que reducir su déficit en 16.000 millones y será sin duda el año mas díficil de la legislatura en ese aspecto, reconoció hace unas semanas el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

De hecho, aunque ya ha fijado un techo de gasto, el gobierno del Partido Popular (PP) aún no ha conseguido pactar con otras formaciones los presupuestos de 2017.

Por ahora, para tratar de ganarse el apoyo de los socialistas, Mariano Rajoy se ha comprometido a evitar nuevos recortes, buscando reducir el déficit con el impuesto de sociedades y nuevas tasas sobre alcohol y tabaco.

Pero el tema presupuestario sigue siendo un rompecabezas. "España deberá hacer compatible el crecimiento y la creación de empleo con este ajuste fiscal", advierte un informe sobre la economía de la escuela de negocios ESADE.

El desempleo sigue siendo además el segundo más alto de toda la Unión Europea, estableciéndose en el 18,6% de la población activa a finales de 2016, y un cuarto de los nuevos empleos son precarios.

El contexto internacional añade aún mas incertidumbre, en particular la próxima salida del Reino Unido de la UE, una "seria amenaza" según Rajoy, y el impacto del proteccionismo del presidente estadounidense, Donald Trump.

Y es que un tercio del PIB español depende de sus exportaciones en rubros como los bienes de equipo para la industria, los productos farmacéuticos o la industria agroalimentaria.

Del lado del turismo, uno de cada cinco turistas es británico y el Reino unido es el tercer socio comercial de España.

El Banco Santander, el primer establecimiento financiero del país, ya está acusando la caída de la libra esterlina, y las exportaciones de coches al Reino Unido están a la baja.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP