Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El economista español Luis Garicano, coordinador del programa económico del partido liberal Ciudadanos, habla con los periodistas el 15 de octubre de 2015 en Madrid

(afp_tickers)

España reanudó el crecimiento económico pero necesita reformas estructurales para solucionar el desempleo masivo, la corrupción y la rigidez de su sistema educativo, consideró este jueves el economista Luis Garicano, artífice del programa económico del partido liberal emergente Ciudadanos.

"El paciente ha sido estabilizado" por el gobierno conservador saliente, "pero verdaderamente la recuperación de largo plazo no se ha conseguido", considera este profesor de la prestigiosa London School of Economics, que cree que hay que afrontar los problemas profundos del país.

La tasa de paro se ha reducido del 26% en el peor momento de la crisis al 22%, pero sigue siendo la más elevada de la Unión Europea, sólo superada por Grecia. Y de media, ha evolucionado en torno al 17% antes de la crisis.

El sistema español ha creado un mercado de trabajo de dos velocidades, "un núcleo duro de trabajadores muy protegidos y trabajadores temporales, mucho menos protegidos que en Estados Unidos, que a menudo son jóvenes, mujeres, y que no tienen ninguna perspectiva de futuro. No pueden alquilar, ni comprar una vivienda, ni contratar un préstamo", explicó en una entrevista con AFP.

"Tenemos 47 tipos de contrato. La gente puede rotar de uno a otro, pero la única cosa que no puedes hacer es darle un contrato indefinido", porque su despido sería demasiado difícil.

Garicano, que aceptó en enero desarrollar el programa de Ciudadanos, propone un contrato único (una idea de los economistas franceses Olivier Blanchard y Jean Tirole), en el que la protección del empleado aumenta con su antigüedad, y la supresión de todos los contratos precarios.

Incluso el economista francés Thomas Piketty, consejero económico del partido de izquierda radical Podemos, "ha aprobado el contrato único, públicamente en España", afirma este profesor. "Es importante para nosotros para demostrar que no estamos contra los trabajadores".

Ciudadanos, de centro-derecha y acusado por la izquierda de ser el partido de las grandes empresas, es el único que actualmente sube en intención de voto de cara a las legislativas del 20 de diciembre.

Aunque sólo está en tercera o cuarta posición, según las encuestas, Ciudadanos podría ser el aliado necesario para que uno de los dos grandes partidos, conservadores o socialistas, pueda gobernar sin mayoría absoluta.

- Luchar también contra la corrupción -

La reforma del mercado de trabajo es sólo una de las tres prioridades del partido. También quiere reformar la regulación de los mercados y la competencia para luchar contra la corrupción, la segunda preocupación de los españoles por detrás del desempleo.

"Queremos desmantelar las redes de clientelismo" reformando la manera en que se nombra a los jueces, los reguladores y los rectores de universidad, explicó Garicano, de 48 años.

Así, la Comisión de los Mercados y la Competencia, que controla todos los sectores, desde los trenes a la electricidad pasando por las telecomunicaciones, "no es independiente", asegura.

"Los comisarios son nombrados por sus relaciones de amistad o familiares o por afinidades políticas. Muchos de ellos no tiene ninguna experiencia en la regulación de la competencia y están ahí para recibir órdenes del gobierno", añade.

Para reformar el sistema educativo, uno de los más criticados de Europa, Ciudadanos quiere dar más autonomía a los institutos y las universidades para contratar y fijar el salario de los profesores. Y ligar la financiación de las universidades al empleo de los licenciados.

"Una universidad que produce clases enteras de camareros licenciados en derecho o economía no debe recibir lo mismo que la que da la formación para tener éxito", afirmó.

Denostadas cuando las defendía en su blog "Nada es gratis" y después en su libro sobre "El dilema de España" publicado en 2014, estas ideas son mejor vistas ahora, según él. "Siento que en España hay una verdadera aspiración de cambio", insiste.

"Hay un amplio consenso entre los analistas españoles sobre el mercado de trabajo, la corrupción y la educación", constató tras un debate organizado por el Financial Times en Madrid.

AFP