Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un responsable electoral revisa la identificación de una votante el 25 de octubre de 2015 en Gagnoa, en Costa de Marfil

(afp_tickers)

La elección presidencial en Costa de Marfil comenzó este domingo con retraso en numerosos colegios electorales, muchos de los cuales permanecían cerrados una hora después del inicio de los comicios, previsto para las 07H00 GMT.

En los colegios que funcionaban normalmente en Abiyán se observan largas filas de electores que esperan de forma ordenada el momento de votar.

En la escuela Belier, del barrio Koumassi de Abiyán, se comenzó a votar con 45 minutos de atraso, constató un fotógrafo de la AFP.

En la escuela Sainte-Cecile de Abiyán, donde debe votar el presidente, Alassane Ouattara, favorito de la elección, que aspira a ser reelegido en la primera vuelta, los primeros electores no pudieron votar hasta las 08H00 GMT.

Unos 6,3 millones de electores están convocados a las urnas para elegir al nuevo presidente.

Los observadores estiman que puede registrarse una alta abstención.

La celebración de unas elecciones pacíficas y exitosas se considera fundamental para pasar página definitivamente al período violento posterior al triunfo electoral de Ouattara en 2010 sobre su predecesor, Laurent Gbagbo, en un país que es el primer productor mundial de cacao.

Entre los otros siete candidatos, destaca Pascal Affi N'Guessan, presidente del Frente Popular Marfileño (FPI), fundado por Gbagbo, actualmente detenido y a la espera de su juicio ante la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya.

En 2010, la negativa de Gbagbo de aceptar su derrota hundió el país en cinco semanas de violencia, que se saldaron con 3.000 muertos.

Ouattara, al frente de una coalición formada por su partido, la Unión de los Republicanos (RDR), y el Partido Democrático de Costa de Marfil (PDCI), presume de un buen balance económico y se apoya en una maquinaria electoral impresionante.

Durante la campaña, los rivales de Ouattara denunciaron que la comisión electoral estaba a las órdenes del presidente saliente y pidieron su disolución. Dos candidatos, el exministro de Relaciones Exteriores Amara Essy y el expresidente del parlamento Mamadou Koulibaly se retiraron de la carrera electoral, "para no ser cómplices de una mascarada", según el primero.

Unos 34.000 soldados, entre ellos 6.000 cascos azules de la ONU, velarán por la seguridad en todo el país. Igualmente, se puso en marcha una campaña que pide a los 23 millones de marfileños que respeten los resultados de las elecciones.

AFP