La empresa ferroviaria francesa SNCF confirmó el jueves el pedido de 28 trenes interurbanos al fabricante ferroviario español Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), decisión que suscitó la decepción de Alstom, socio regular de la compañía.

"El consejo de administración de la SNCF validó la elección de la empresa CAF para un pedido de 28 nuevos trenes, tras una licitación europea realizada por la SNCF por cuenta del estado", indica un comunicado.

El contrato, que representa una inversión estimada en "700 millones de euros", comprende además 75 trenes opcionales.

"La oferta de CAF fue la mejor en términos de rendimiento técnico, comodidad, innovación y precios", precisa la SNCF.

La adjudicación del contrato a CAF en septiembre suscitó turbulencias, ya que los sindicatos de su competidor Alstom pusieron en relieve el riesgo para el empleo en Francia.

El propio presidente de Alstom, Henri Poupart Lafarge, lamentó que la oferta "muy sólida" de su grupo no hubiera sido aceptada.

Los trenes CAF "podrán alcanzar una velocidad de 200km/h" y propondrán, según la SNCF, "asientos ergonómicos con soporte lumbar integrado, wifi de última generación, tomas eléctricas y puerto USB".

El encargo de los trenes interurbanos debería permitir crear unos 250 empleos suplementarios en la fábrica francesa de Bagnères de Bigorre (Pirineos Atlánticos), que compartirá la producción de los trenes con el emplazamiento de Beasáin, en el País Vasco español.

La SNCF compra tradicionalmente sus trenes al gigante nacional Alstom y al canadiense Bombardier, que dispone de una gran fábrica en Crespin (norte de Francia).

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes