Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Penelope Fillon, esposa del candidato a la presidencia de Francia François Fillon, al regresar a su apartamento en París el 28 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Penelope Fillon, esposa del candidato de la derecha en las elecciones presidenciales francesas François Fillon, fue imputada este martes por complicidad en el desvío de fondos públicos en el escándalo de presuntos empleos ficticios que empañó la campaña de su marido, indicó una fuente judicial.

François Fillon, de 63 años, ya fue imputado el pasado 14 de marzo por desvío de fondos públicos en el mismo caso, que estalló en enero cuando el semanario Le Canard Enchaîné reveló que Penelope Fillon cobró más de 800.000 euros (870.000 dólares) por empleos presuntamente ficticios.

Entre 1986 y 2013, Penelope Fillon, de 61 años, cobró 680.380 euros netos, lo que equivale a unos 3.600 euros mensuales de promedio, como asistente de su marido o de su suplente en la Asamblea Nacional, según el semanario.

Esta galesa, madre de cinco hijos, tenía también un contrato con una revista, La Revue des deux Mondes, cuyo dueño es un amigo cercano de su esposo. Sin jamás haber ido a las oficinas de esta publicación literaria cobró un sueldo de 5.000 euros brutos entre mayo de 2012 y diciembre de 2013, acumulando durante un periodo ambos empleos.

Los investigadores buscan determinar si Penelope Fillon, quien siempre se presentó en entrevistas como ama de casa, trabajó efectivamente o si se trató de empleos ficticios.

Este nuevo golpe a la campaña de Fillon llega a apenas cuatro semanas de las elecciones presidenciales cuya primera vuelta se celebrará el 23 de abril.

Los sondeos sitúan ahora al ex primer ministro de Nicolas Sarkozy (2007-2012), quien llevaba a cabo una campaña basada en la honestidad y la transparencia, en tercera posición en intención de voto, superado por la líder de extrema derecha Marine Le Pen y el centrista Emmanuel Macron.

AFP