Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos partidarios de la ex primera ministra de Tailandia Yingluck Shinawatra aguardan el veredicto judicial el 27 de septiembre de 2017 en Bangkok

(afp_tickers)

La ex primera ministra tailandesa Yingluck Shinawatra, prófuga desde agosto para esquivar un juicio que considera político, fue condenada este miércoles a cinco años de prisión en rebeldía.

El Tribunal Supremo consideró a la acusada culpable y la condenó a cinco años de prisión, afirmó el juez a los periodistas.

Shinawatra, cuyo gobierno fue derrocado en 2014 por los militares, está en paradero desconocido desde el 25 de agosto, fecha en la que debía presentarse ante el Tribunal Supremo para escuchar la sentencia en su juicio por "negligencia" en un programa de subvenciones concedidas a los arroceros.

La exdirigente salió mejor parada que sus dos coacusados, a los que la justicia impuso duras penas, sobre todo al exministro de Comercio, Boonsong Teriyapirom, condenado a 42 años de cárcel.

Shinawatra habría "tenido que establecer regulaciones eficaces para evitar las pérdidas", indicaron los jueces en su sentencia.

No "tomó tales precauciones y provocó enormes pérdidas para los agricultores, el presupuesto del Estado, el ministerio de Finanzas, el país y el pueblo", añadió el tribunal, que aseguró que el programa de subvenciones estaba salpicado de "corrupción en cada etapa".

Esa condena vuelve poco probable un regreso de la ex primera ministra, al menos mientras la junta militar tailandesa, que no parece dispuesta a ceder el poder a un gobierno civil, siga al frente del país.

Desde finales de agosto, los militares desmienten casi a diario haber pasado un acuerdo con Shinawatra para organizar su huida y tener así vía libre para cambiar el panorama político a su antojo.

Pero los medios tailandeses y los analistas recuerdan que la junta tiene interés en que la exdirigente esté en el exilio.

"Al permitir que Yingluck abandonara Tailandia, los militares se han quitado un peso de encima. Su encarcelamiento la habría convertido en mártir", explica Paul Chambers, politólogo estadounidense experto en el país asiático.

- Dubái -

Su condena en rebeldía debería disuadir a Shinawatra de volver a Tailandia para seguir con su lucha política.

Según fuentes de su partido y de la junta, se ha reunido en Dubái con su hermano Thaksin, que también fue primer ministro, a la espera de poder instalarse en el Reino Unido.

El jefe de la junta, que había prometido el martes hacer revelaciones sobre el paradero de Yingluck Shinawatra tras conocer la sentencia del Supremo, solamente dijo este miércoles que la exdirigente está en el extranjero.

"No me ha contactado desde el mes pasado", dijo por su parte el abogado de la ex primer ministra, Norawit Lalaeng.

"¡Queremos a Yingluck", gritaban cientos de sus partidarios reunidos ante el Tribunal Supremo este miércoles.

"Estoy contenta de que haya podido salir de este infierno" y escapar de la cárcel exiliándose, dijo Kultida Deejun, empleada en un banco de provincias, delante del tribunal.

Los Shinawatra ganaron todas las elecciones nacionales desde 2001, pero las élites tradicionales, militares y jueces, que los consideraban una amenaza para la realeza, derrocaron todos sus gobiernos con golpes de Estado.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP