Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros de la familia palestina Yumaa, cuya casa quedó rodeada por el muro de separación construido por Israel en Cisjordania y una colonia judía, fotografiados el 25 de diciembre de 2017

(afp_tickers)

La lógica del muro construido por Israel en Cisjordania está clara: a un lado los palestinos y al otro los israelíes. Pero entre Bet El y Al Bireh, este razonamiento tiene una falla, tanto en sentido literal como figurado.

El Ejército israelí amplió recientemente el muro que protege la colonia judía de Bet El, dejando a la familia Yumaa en el lado de la colonia y aislándolos de la ciudad palestina de Al Bireh, por lo que sufren una de las incongruencias que genera el conflicto israelo-palestino y la ocupación de Cisjordania por Israel.

En consecuencia, Israel abrió un paso de varios metros de largo en el muro para que los Yumaa mantengan el contacto con los otros palestinos y con el mundo exterior.

Cuando los soldados tienen que efectuar controles en ese pasadizo del muro, los Yumaa deben pasar un control para tareas como ir a comprar su leche o a la escuela.

- "Vivimos solos" -

"Este muro nos separa [...] de los palestinos. Tengo la impresión de estar en el interior de una colonia, aunque sea palestino", explica Hosam Yumaa, de 54 años y padre de ocho hijos. "Ahora vivimos solos", lamenta.

En su casa de piedra, Hosam, sus hermanos y sus hijos --25 personas en total-- viven como en un enclave. Pues aunque el terreno quede del lado de Bet El, está separado de esa colonia, donde viven unas 6.000 personas, por barreras en la parte trasera de la parcela.

Los palestinos tienen prohibido entrar en las colonias salvo que tengan autorización específica, especialmente para trabajar, como hacen decenas de miles de ellos.

Más de 600.000 colonos israelíes coexisten de forma a menudo conflictiva con casi tres millones de palestinos en Cisjordania y en Jerusalén Este anexado.

Según el derecho internacional, la colonización es ilegal, y gran parte de la comunidad internacional la considera un gran obstáculo para la paz, algo que rechaza el Gobierno israelí.

El Ministerio israelí de Defensa explicó en un mensaje a la AFP que la construcción del muro había sido necesaria por "la significativa cantidad de disparos realizados hacia Bet El desde vehículos" que pasaban por una ruta cercana.

La familia Yumaa cuenta que hace tres años se les informó sobre la ampliación del muro y que quedarían en el lado opuesto a Al Bireh. Afirman que recurrieron a los responsables palestinos, en vano.

- Miedo a los ataques -

Hakim Yumaa, hermano de Hosam, cuenta que las obras se realizaban al principio durante la noche, pero que se aceleraron, también durante el día, cuando el presidente Donald Trump anunció el 6 de diciembre que Estados Unidos reconocería a Jerusalén como capital de Israel, lo que motivó manifestaciones.

La barrera "no causa ningún perjuicio a los palestinos", asegura el Ministerio israelí de Defensa.

Pero los Yumaa no opinan lo mismo. Hosam afirma que verse en ese lado del muro provoca ansiedad.

"Tememos todo el tiempo que haya ataques de los colonos", afirma, haciendo referencia también a la presencia habitual de soldados israelíes en la carretera y el riesgo de verse enfrentados a ellos. A los niños les da miedo ir solos a la escuela o a hacer la compra, dice la familia.

La situación de los Yumaa es un ejemplo de la fragmentación de las vidas denunciada por las oenegés debido a las barreras y los puestos de control israelíes.

Hakim Yumaa prefiere tomárselo con humor. "Ahora somos independientes. Vamos a proclamar la 'Gran República de los Yumaa'", declara en un momento en que la perspectiva de una independencia palestina parece más lejana que nunca.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP