Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, durante una sesión informativa en Washington, el 15 de marzo de 2017

(afp_tickers)

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos aumentó este miércoles en un cuarto de punto porcentual sus tasas de interés al advertir que la inflación se encamina hacia la meta de 2%.

Sin embargo, al anunciar el primer alza de tasas en la presidencia de Donald Trump, la Fed no dio indicios sobre si las subirá más rápidamente si la Casa Blanca lanza su prometida política de estímulos económicos con rebajas de impuestos y aumento de gastos.

El comité de política monetaria de la Fed (FOMC) decidió incrementar las tasas federales a un rango de entre 0,75% y 1,00%. La decisión fue tomada con un voto en contra.

El presidente del Banco de la Reserva Federal de Minneapolis, Neel Kashkari, se opuso prefiriendo mantenerlas sin cambios.

"La inflación ha aumentado en los últimos trimestres, acercándose al objetivo a más largo plazo del Comité de 2%", dijo el comunicado de FOMC al tiempo que señaló que "el mercado laboral continuó fortaleciéndose" en medio de sólidas ganancias de empleo y "la actividad económica ha continuado expandiéndose a un ritmo moderado".

El FOMC reiteró que espera que esas mejoras económicas continúen sólo con "ajustes graduales" en las políticas de tasas de interés, aunque la presidenta de la Fed, Janet Yellen, advirtió que políticas que impulsen el ritmo del crecimiento económico podrían llevar a la Fed a aumentar las tasas más rápidamente.

En sus proyecciones económicas trimestrales, los miembros de la Fed todavía ven a la tasa de los fondos federales en 1,4% al final del año, lo que implicaría otros dos aumentos, o sea, una proyección sin cambios respecto al pronóstico anterior.

Los miembros de la Fed estiman que las tasas llegará a 2,1% el próximo año, igual que lo establecido en el Resumen de Proyecciones Económicas de Diciembre (SEP), lo que significaría otras dos subidas de tasas en 2018.

Con el desempleo ya bajo y con los salarios y la inflación subiendo, algunos analistas temen que los grandes proyectos económicos del gobierno recalienten la economía y dispare los precios.

Eso probablemente haría que la Fed deba aumentar más rápido de lo previsto las tasas; lo cual puede eventualmente enfrentar a su presidenta Janet Yellen con Trump.

El resto de las proyecciones económicas de la Fed se mantuvieron también sin cambios: la expectativa de crecimiento para 2017 sigue en 2,1% para este año y el próximo y la tasa de desempleo proyectada es de 4,5% (actualmente es de 4,7%)

La medida inflación preferida por la Fed, el indice de gastos personales de consumo, se espera que se mantenga en 1,9% este año y 2,0% en 2018; lo cual es la meta deseada por la entidad.

El FOMC también advirtió mejoras en las inversiones de las empresas.

No obstante, miembros de la entidad, siguen viendo riesgos en el panorama económico porque lo observan "toscamente equilibrado".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP