Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El edificio sede de la Reserva Federal, en Washington, en enero de 2015

(afp_tickers)

Por segunda vez en el año, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) parece decidida a subir las tasas de interés pese a señales de que la mayor economía mundial no está en plena forma.

Recientes indicadores podrían haber enfriado las intenciones de elevar las tasas en la reunión de política monetaria de dos días que el martes abrirá la Fed.

Sin embargo, la expectativa es de que el miércoles se anunciará un endurecimiento de la política monetaria pero podrían quedar en duda los otros dos aumentos esperados para este año.

En su reunión del mes pasado, la Fed mantuvo los intereses entre 0,75% y 1,00% y los miembros del banco central dijeron que esperaban ver si futuras evidencias sustentarían un nuevo incremento.

Indicaron que el bajo crecimiento de la economía en el primer trimestre fue algo "probablemente" transitorio y que seguramente "pronto" las tasas serían elevadas.

Esa visión generó criticas de quienes consideran que los pronósticos de los miembros de la Fed fallan y no toman decisiones en base a lo que dicen los indicadores.

"Parecen más comprometidos en llegar a una versión de lo que consideran normal que a seguir los números", dijo a la AFP Jared Bernstein, asesor económico del ex vicepresidente Joe Biden.

"Eso es un poco desconcertante porque la presidenta (de la Fed Janet) Jellen y otros habían dicho que estarían pendientes de los datos", añadió.

- Débiles datos -

Desde la reunión de mayo de la Fed la economía de Estados Unidos no se ha mostrado mucho mejor que antes, especialmente en dos áreas clave para la entidad: empleo e inflación.

Datos oficiales muestran una caída en la creación de empleos y una reducción de la fuerza laboral. La creación de empleos entre marzo y mayo fue 40% menor a la del trimestre previo.

Cuando la inflación se encaminaba hacia la meta de 2%, la tasa anual bajo a 1,7% en abril.

Y si bien el crecimiento del PIB del primer trimestre fue revisado al alza desde 0,5% a 1,2%; igualmente sigue siendo considerado bajo.

Ante esos débiles datos, el optimismo de la Fed en cuanto a que la inflación se estabilizará en 2% a mediano plazo, ha generado críticas en algunos ámbitos.

Los economistas J. Bradford DeLong y Narayana Kocherlakota, acusaron en los últimos días a la Fed de exagerar sobre la fortaleza de la economía estadounidense y de la inflación.

"La matemática elemental dice que los pronósticos creíbles fueron sobre-estimados la mitad del tiempo y no llegaron a la meta", escribió DeLong para quien la Fed sobrevaloró la econonomía durante 11 años seguidos y sus datos se tornaron tan confiables como lanzar una moneda.

Pese a crecientes dudas los mercados estiman que existe un 99% de posibilidades de que la Fed anuncie el miércoles un aumento de tasas. Empero los analistas están divididos sobre que efectivamente vuelvan a aumentarse las tasas en los que resta del año.

"Pese a que la débil inflación podría hacer que la Fed haga una pausa, las laxas condiciones financieras están dando espacio para seguir 'apretando'" dijo Mickey Levy de Berenberg Capital Markets.

Y Joseph Gagnon, del instituto Peterson de Economía Internacional dijo a la AFP que la merma en la creación de puestos de trabajo puede ser síntoma de pleno empleo.

"Muchos dice que ese dato es débil. Yo lo veo de manera opuesta", dijo y añadió que a su juicio está quedando poco espacio para el crecimiento de la fuerza laboral.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP