Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El sello del consejo de gobernadores de la Reserva Federal de Estados Unidos el 19 de junio de 2013 en Washington

(afp_tickers)

La Reserva Federal (Fed) decidió el miércoles dejar sus tasas directrices sin cambios, aunque estimó que los riesgos para la economía estadounidense han "disminuido", pese a la incertidumbre derivada del Brexit.

El statu quo decidido por su Comité de política monetaria (FOMC) no es una sorpresa. Todos los expertos esperaban que la Fed mantuviera sus tasas básicas en su banda actual(entre 0,25 y 0,50%) y postergara nuevamente la normalización de su política monetaria iniciada en diciembre pasado.

En su comunicado final, el FOMC parece sin embargo abrir el camino a una posible alza de las tasas en su próxima reunión del 20 y 21 de setiembre, describiendo una economía más sólida y menos expuesta a eventuales turbulencias.

"Los riesgos a mediano plazo para las perspectivas económicas disminuyeron", señala el FOMC, que no obstante continuará supervisando "estrechamente" la evolución de la situación económica y financiera mundial.

"Sobre el Brexit y otros temores por la situación internacional (...), los miembros de la Fed parecen haber dicho 'importan poco' relegándolos junto a los factores que cuya evolución siguen", estimó el economista Joel Naroff.

En la primera reunión después de la votación británica para salir de la Unión Europea, la Fed se mostró bastante tranquilizadora y parece sugerir que el eventual impacto sobre Estados Unidos será modesto.

Esta evaluación contradice a una agencia del Tesoro estadounidense, que advirtió el lunes sobre los "riesgos" del Brexit para la estabilidad financiera del país.

El banco central parece también tranquilizado sobre la situación del mercado laboral estadounidense, que había mostrado inquietantes señales de debilidad en mayo, con la caída de la creación de empleos a sus niveles más bajos en seis años, alentando dudas sobre la solidez de la recuperación.

"El mercado laboral se fortaleció y la actividad económica avanzó a un ritmo moderado", indica el comunicado del FOMC, congratulándose por la "fuerte" creación de empleos en junio (287.000).

"La sólida recuperación de junio parece haber reforzado a la Fed en la idea de que el débil crecimiento del empleo en mayo fue una anomalía", estimaron analistas de Barclays Research.

El banco central señala igualmente que el gasto de las familias, el principal motor del crecimiento, "subió fuertemente" aunque las inversiones de las empresas se mantuvieron "débiles".

Desde el viernes, la Fed podrá verificar su diagnóstico con la publicación de los primeros datos de crecimiento en el segundo trimestre. En los tres primeros meses de 2016, la expansión había alcanzado 1,1% en términos anualizados.

Unico punto negativo, la Fed continúa señalando que la inflación anual evoluciona todavía lejos de su objetivo anual de 2%.

- Especulaciones -

Este panorama globalmente optimista reactivará sin duda las especulaciones sobre un próximo ajuste monetario, que podría decidirse en la próxima reunión del FOMC el 20 y 21 de setiembre.

"El comunicado de hoy parece indicar que tendremos al menos un alza este año", estimó Naroff.

Los analistas de IHS Global insight concuerdan en la probabilidad de un incremento de tasas, en diciembre, que pondría fin a la era del dinero fácil destinado a sostener la reactivación económica y el crédito, que benefició ampliamente a los mercados.

Una de los 10 miembros del FOMC, Esther George, habría deseado que el alza se decidiera desde ahora y se opuso al statu quo monetario adoptado, indica el comunicado.

Siempre acechados por eventuales sorpresas negativas, los dirigentes de la Fed también enfrentarán en setiembre otro desafío que se acercará a paso firme: la elección presidencial del 8 de noviembre.

Ya criticada por el candidato presidencial republicano Donald Trump, la Fed podría dudar antes de tomar una decisión que tendría vastas repercusiones económicas, aunque su presidenta Janet Yellen afirma ser indiferente al calendario político.

"Nunca vi que las consideraciones políticas influyeran de alguna manera en la consideración de las medidas adoptadas en el seno de la Reserva Federal", declaró en marzo pasado.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP