Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Edición extra de un periódico sucoreano que habla del juicio político para la destitución de la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, el 10 de marzo de 2017 en Seúl

(afp_tickers)

La fiscalía surcoreana citó a declarar la próxima semana a la expresidenta Park Geun-hye en relación al escándalo de corrupción que llevó a su destitución, confirmada la semana pasada por el Tribunal Constitucional.

Park está acusada de ser cómplice del escándalo de corrupción y tráfico de influencias de su amiga y confidente secreta Choi Soon-sil, un caso que paralizó al país durante meses y salpicó a todas las esferas.

"Hemos enviado la orden (...) al abogado de Park esta mañana. La fecha de la citación es el 21 de marzo a las 09H30", dijo la fiscalía en un comunicado.

La defensa de Park anunció que iba a "cooperar" con la investigación.

Mientras estuvo en la presidencia, Park se negó a responder a los interrogatorios de los magistrados especiales dedicados al caso, pese a las reiteradas peticiones.

Choi está siendo juzgada por haber utilizado su relación con la presidenta para obligar a grandes empresas surcoreanas a pagar millones de dólares a fundaciones privadas creadas por ella, supuestamente a cambio de favores.

Park, de 65 años, fue suspendida el 9 de diciembre por la Asamblea Nacional, que le reprochaba su complicidad con Choi. Millones de surcoreanos salieron a la calle para pedir su destitución.

- Tráfico de influencias -

Park se convertirá en la cuarta jefa de Estado coreana en ser interrogada por un caso de corrupción.

Dos exmandatarios, Chun Doo-hwan y Roh Tae-woo, incluso pasaron por la prisión tras dejar el poder. Por su parte, Roh Moo-hyun se suicidó mientras era investigado un caso de corrupción que involucraba a su familia.

Park, de 65 años, hija del dictador Park Chung-hee, accedió en 2012 a la presidencia. Fue la primera mujer en ocupar el cargo, así como el primer jefe de Estado de ese país en ser destituido.

El escándalo de tráfico de influencias también alcanzó al coloso Samsung, empresa insignia del país, cuyo heredero, estuvo en detención provisional y después fue inculpado "por corrupción, utilización indebida de bienes públicos, encubrimiento de activos en el extranjero y perjurio".

Según la Corte Constitucional, Park también incumplió la ley al permitir la injerencia de su amiga, que no tenía ningún cargo oficial, en los asuntos del Estado.

Una parte de la clase política y de los medios también acusa a Park de haber adoptado una actitud desafiante tras su destitución definitiva, ya que cuando abandonó el palacio presidencial el domingo dijo que un día "se conocerá la verdad".

Park se disculpó en múltiples ocasiones, pero negó cualquier hecho de corrupción.

Su salida del poder ha generado tensiones, ya que pese a las multitudinarias marchas a favor de su destitución, Park cuenta con el apoyo de sectores conservadores que le agradecen el rápido desarrollo durante el gobierno de su padre entre 1961 y 1979.

Tras su destitución el viernes, tres de sus partidarios murieron en los incidentes, por lo que cuando Park abandonó el palacio el gobierno movilizó a unos 800 policías para evitar disturbios.

AFP