Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un partidario de la destituida presidenta de Corea del Sur Park Geun-hye, despliega una pancarta con su imagen delante de un muro con rosas en el exterior de su antigua residencia en Seúl el 27 de marzo de 2017

(afp_tickers)

La fiscalía pidió este lunes el arresto de la expresidenta de Corea del Sur Park Geun-hye, pocos días después de su comparecencia judicial por un caso de corrupción y tráfico de influencias que ha precipitado su caída.

La destitución de Park, de 65 años, fue confirmada a principios de marzo, tras meses de investigaciones y revelaciones que desataron multitudinarias manifestaciones de protesta en todo el país.

El caso gira en torno al papel de Choi Soon-sil, amiga y confidente de Park, juzgada por haber aprovechado su influencia para sonsacar millones de dólares a las grandes compañías surcoreanas.

La expresidenta está acusada, entre otros cargos, de haber sido cómplice de su amiga.

"La acusada abusó de sus grandes poderes y de su estatuto de presidenta para recibir sobornos de las empresas o para violar el principio de libertad de gestión empresarial y filtrar información confidencial importante sobre asuntos de Estado", indicó este lunes la fiscalía surcoreana en un comunicado, que los considera "asuntos graves".

"Se han reunido muchas pruebas pero la acusada las rechaza y existe un riesgo de destrucción de pruebas", añadió la fiscalía para justificar la petición de arresto.

Choi Soon-sil, amiga de Park desde la infancia, está detenida, por lo que la fiscalía considera que sería "contrario a la imparcialidad" que la expresidenta no estuviera también detenida.

Si finalmente el tribunal del distrito central de Seúl acepta la petición de la fiscalía, Park se convertirá en la tercera expresidenta de Corea del Sur detenida por un caso de corrupción.

Chun Doo-hwan y Roh Tae-woo cumplieron penas de prisión en los años 1990 por motivos similares.

El presidente Roh, elegido democráticamente, se suicidó en 2009, durante una investigación sobre corrupción de él y de su familia.

El Parlamento votó en diciembre la destitución de Park, confirmada en marzo, lo que tuvo por consecuencia el fin de su inmunidad y su comparecencia judicial de la semana pasada.

- Elecciones anticipadas -

Choi Soon-sil está acusada de haber usado su influencia sobre la presidenta para forzar a los grandes conglomerados surcoreanos, entre ellos Samsung, a pagar un total de 70 millones de dólares a dos fundaciones que estaban bajo su control.

También acusan a Park de haber otorgado favores políticos a los grandes empresarios que fueron generosos con Choi, entre ellos Lee Jae-yong, el heredero de Samsung, inculpado y en detención provisional.

La expresidenta también está acusada de haber dejado a su confidente, que no tenía ninguna función oficial, implicarse en algunos asuntos de Estado, como el nombramiento de cargos.

Se sospecha además que Park, hija del exdictador Park Chung-hee, ordenó a sus consejeros transmitir documentos confidenciales a Choi y estableció una "lista negra" de artistas que no recibieron subvenciones por haberla criticado.

La fiscalía también cree que Park obligó a grupos como Hyundai o al productor de acero Posco a otorgar lucrativos contratos a empresas o individuos relacionados con Choi.

Las relaciones entre las dos mujeres empezaron con la relación que Park tenía con el padre de Choi, Choi Tae-min, un misterioso líder religiosos que fue su mentor hasta su muerte, en 1994.

Choi Tae-min, que se casó siete veces y fundó un movimiento con toques sectarios, también fue acusado en su momento de haber servido de intermediario para extorsionar a grandes empresas.

La expresidenta niega todas las acusaciones y dice que Choi traicionó su confianza.

El 9 de mayo se celebrarán elecciones anticipadas, en las que Moon Jae-in, el exlíder del Partido Democrático, el principal partido de la oposición progresistas, parte como favorito.

AFP