Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El líder del partido La Francia Insumisa, Jean-Luc Melenchon, en la conferencia de verano de la formación celebrada en Marsella, sur de Francia, donde uno de los temas recurrentes fue la situación en Venezuela

(afp_tickers)

Para los dirigentes y militantes de la formación de izquierda Francia Insumisa, las experiencias en Latinoamérica de gobiernos de izquierda son "una fuente de inspiración", tanto por sus éxitos como por sus fracasos, y rechazan una postura maniquea, especialmente en el caso de Venezuela.

"El hecho de que uno no esté en contra no significa que esté a favor", dijo Adélaïde Panaget, una militante de Nîmes que se desplazó este fin de semana a la ciudad de Marsella, en el sur de Francia, para asistir a las jornadas de verano de la formación, un foro de debates y conferencias que contó con la participación del expresidente de Ecuador Rafael Correa.

En el encuentro, la opinión mayoritaria fue no adoptar una postura maniquea. Para muchos, Nicolás Maduro es un presidente progresista que se enfrenta a una oposición radicalizada, a una crisis económica y a la injerencia estadounidense.

Unas 125 personas murieron entre abril y julio durante la ola de protestas contra Maduro y desde el 4 de agosto rige con plenos poderes la Asamblea Constituyente, que asumió funciones del Parlamento controlado por la oposición. La mayoría de países de América Latina no la reconocen y denuncian "una ruptura del orden democrático" en Venezuela.

"Hay que reconstruir la complejidad del problema: nunca las cosas son blanco o negro en temas geopolíticos", agregó Laurence Pache, secretaria nacional del Partido de Izquierda, que no escondió su exasperación con la insistencia de la prensa a la hora de preguntarle a la formación su opinión sobre Venezuela.

Jean-Luc Mélenchon, el líder del movimiento político, que fue su candidato presidencial, se refirió al tema durante la presentación de la conferencia de Correa.

"Nosotros no perdemos nuestro tiempo tirando piedras a nuestros amigos, que sabemos que no son perfectos porque nosotros mismos tampoco lo somos", dijo.

"Sin importar qué errores cometan nuestros amigos, nosotros no perdemos de vista que el principal responsable del mal, del desorden y de la guerra civil es el imperialismo estadounidense", agregó Mélenchon refiriéndose a la situación del conjunto de países de América Latina

A finales de la década de 1990 "una serie de movimientos progresistas llegaron al poder por medio de asambleas constituyentes, que es algo que nos interesa porque es una fuente de inspiración", explicó la abogada Raquel Garrido, portavoz del movimiento y muy implicada en la propuesta que hizo Mélenchon como candidato para lanzar un proceso de este tipo.

- "Un poder que solo utiliza la represión" -

"Esta afinidad específica es a menudo utilizada por nuestros adversarios para atacarnos: ellos dicen que son experiencias que no eran democráticas", agregó, destacando que estas mismas voces no dicen nada cuando "Merkel se presenta por cuarta vez y tampoco critican a Arabia Saudí".

Para Manon Le Bretton, antigua candidata a las legislativas en la localidad de Aude, "Francia Insumisa no tiene una postura oficial" y señaló que justamente las jornadas de debate son una forma de forjarse una opinión.

Este fue el caso de la conferencia de Rafael Correa, que se expresó cómodamente en francés para exponer la mejora de los indicadores económicos y de desarrollo durante su gobierno (2007-2017).

Correa defendió el concepto del "socialismo del buen vivir", una postura que "no se reduce a modelos sino que se basa en principios".

Para él, "el peor error, sobre todo si la izquierda está en el gobierno, es que actúe en función de fijaciones mentales e ideológicas".

La politóloga de izquierda radical Janette Habel opinó que, contrariamente a Hugo Chávez, Nicolás Maduro no ha buscado asentarse sobre un poder popular.

"No se puede tener un poder que solo utiliza la represión", reconoció, en referencia a la violencia que dejó 125 muertos en las protestas entre abril y julio.

"La debilidad del Estado y del gobierno actual, es que justamente la movilización popular no acompaña a la defensa de las conquistas sociales anteriores", resumió Habel.

En la jornada del viernes, Garrido reconoció que "existe una represión" en Venezuela y expresó su "tristeza" ya que "la violencia perjudica un proyecto político de despegar del maná del petróleo".

Para Claudio Calfuqir, especialista en Venezuela del partido de izquierda, que fue observador en las elecciones constituyentes de julio, estos comicios fueron convocados "conforme al espíritu de un proyecto de vida en común" y con el objetivo de restablecer la paz.

Su opinión no generó unanimidad en el foro, donde muchos militantes cuestionaron el rol de la Constituyente.

"¿Por qué la Constituyente se atribuyó los poderes de la Asamblea Nacional (Parlamento)?", se planteó un militante, preguntándose qué pasaría si sucediera lo mismo en Francia.

"Y esto de qué manera promueve la paz?", lanzó otro.

"Nosotros rechazamos una postura binaria, lo mínimo antes de tener una postura, es tener todas las informaciones. ¿No es así?", resumió Maud Alissa, antigua candidata por el distrito de Charente Marítimo, en la costa atlántica.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP