Faraj al-Dukali se apresura a descargar de su camioneta decenas de bolsas llenas de basura. Las deja sin más en la acera del barrio de Siyahiya, una zona residencial del oeste de la capital libia, Trípoli, que a causa de la guerra que se eterniza se ha convertido en un basurero a cielo abierto.

"Cada fin de semana, recojo la basura de mis cuatro hermanos donde vivimos todos y busco un lugar para botarlos. No tengo más opción que depositarlos en la acera", dice.

Toneladas de detritus se desbordan de las canecas de basura y se amontonan en las aceras en todos los barrios de Trípoli, una aglomeración de más de dos millones de habitantes.

Esta crisis de basura se añade al calvario de los habitantes de Trípoli, cuya vida cotidiana transcurre en medio de todo tipo de penurias (combustible, electricidad, agua...).

Afectados por los olores pestilentes y las ratas y los gatos errantes que festejan entre canecas y bolsas de basura, algunos habitantes queman los residuos en la calle.

Y así, cuando no son los olores y los detritus putrefactos, se trata de las humaredas nauseabundas que cubren las calles capitalinas.

La crisis de las basuras no es algo nuevo en Trípoli, pero alcanzó en los últimos meses proporciones alarmantes, ahora que la capital experimenta en sus alrededores una guerra de posicionamiento entre poderes políticos rivales.

Los camiones municipales ya no recogen las basuras, pues no pueden llevarlas al principal basurero situado en la zona donde se registran los combates.

Este se encuentra en Sidi al-Sayeh, 45 km al sur de Trípoli, donde ocurren los encarnizados enfrentamientos entre leales al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), reconocido por la ONU y con sede en Trípoli, y las fuerzas del mariscal Jalifa Haftar, desde el inicio de la ofensiva de estos últimos, el 4 de abril pasado.

Dukali está furioso. "¿Es el ciudadano quien debe recoger las canecas de basura? ¿Por qué el gobierno y las municipalidades no ponen volquetas a disposición del usuario?

- "Busquen soluciones" -

"Me dirijo al gobierno del Este (que apoya Haftar) y al del oeste (GNA): quédense en sus ministerios y con el dinero pero encuentren una solución para la crisis de las basuras que nos enferman", dice un transeúnte molesto.

Para Tarek al-Jadidi, director de saneamiento del medio ambiente en el Centro nacional de prevención de enfermedades en Trípoli, la crisis solo podrá "agravarse", si no se soluciona el conflicto y se plantean soluciones a largo plazo.

Hace "falta una sensibilización medioambiental de los ciudadanos", agrega. "Las instituciones estatales son incapaces de controlar la acumulación de basura en las calles y los conflictos impiden realizar planes que ya han sido aplicados en otros países", puntualiza al-Jadidi.

El tratamiento de las basuras en Trípoli se hace en varias etapas: "antes están los depósitos de basura de tránsito y luego el basurero principal, que está situado en las zona donde ocurren los combates", señala el responsable.

Por eso están saturados los "depósitos de tránsito", que se han convertido de facto en basureros principales.

- Enfermedades respiratorias -

Y la industria de la selección y del reciclaje de las basuras en Libia casi no existe.

"Algunos desperdicios, como el vidrio, el papel y el plástico, pueden ser reciclados si se encarga a empresas especializadas en hacerlo, pero falta una estabilidad en materia de seguridad para que el trabajo de esas empresas no se interrumpa", dijo al-Jadidi.

Ruqaya al-Hachemi, investigadora especialista de asuntos medioambientales, hizo recientemente un estudio de terreno sobre la crisis de las basuras en la capital.

Destaca que las enfermedades respiratorias y dermatológicas aumentaron mucho entre niños, ancianos y mujeres embarazadas.

"Los ciudadanos son conscientes de los riesgos medioambientales y del peligro de los incendios caóticos de las basuras", señala al- Hachemi, pero concluye: "¿Qué hacer?"

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes