El primer ministro húngaro, Viktor Orban, estará en el centro de todas las miradas este lunes con ocasión del 30º aniversario del desmantelamiento de la Cortina de Hierro, que contrasta con su empeño en construir nuevos muros en las fronteras de su país.

Este 19 de agosto en Sopron, una pequeña ciudad colindante con Austria, se organiza la conmemoración oficial del "pícnic paneuropeo" celebrado en 1989.

Este evento clave marcó la primera brecha en el bloque que separó a Europa en dos tras la Segunda Guerra Mundial, y dio lugar a la huida masiva de unos 600 alemanes del Este a través de Hungría.

Aquel año, cuando los regímenes comunistas se desmoronaban en Europa del Este, Orban, entonces un joven opositor político, adquirió una gran notoriedad con un discurso ante una gran multitud en Budapest en el que exigía la salida de las tropas soviéticas.

Aunque sus detractores consideran que su rol en los eventos de aquel año se ha exagerado, su llamado a "la democracia ciudadana" tuvo un fuerte eco.

El proceso de apertura de las fronteras iniciado entonces culminó en 2004 con la entrada de Hungría y varios de sus vecinos en la Unión Europea.

Los húngaros fueron los que ejercieron con mayor entusiasmo su nuevo derecho a desplazarse libremente.

Actualmente, según Eurostat, unos 350.000 húngaros en edad de trabajar viven en otros lugares de Europa, de un total de expatriados evaluado en casi 500.000, para una población nacional de algo menos de 10 millones de habitantes.

- Islamofobia -

En los años posteriores a la caída del comunismo, la cuestión de la inmigración en Hungría fue relegada a un segundo plano, ante el fenómeno de la emigración hacia el oeste del continente.

La política que se aplicó a la entrada de extranjeros en su territorio, especialmente la concesión del derecho de asilo, era en esta época totalmente liberal.

A finales de los años 1980 y en los años 1990, miles de húngaros de origen que huían de Rumanía fueron recibidos con los brazos abiertos, así como al menos 50.000 personas desplazadas por la guerra en la ex-Yugoslavia, incluidos muchos musulmanes de Bosnia.

Boldizsar Nagy, de la Universidad de Europa Central, subraya a este respecto que entonces nadie ponía en duda la legitimidad de la obtención del derecho de asilo, lo que contrasta con la islamofobia que marca el discurso público en la Hungría de hoy.

"La guerra en Yugoslavia ocurría en un país vecino. En las ciudades del sur, se podían oír los bombardeos" del otro lado de la frontera, explica. "Sabíamos en Hungría que esas personas que llegaban [...] debían ser protegidas", agregó.

En cambio, cuando se trató de autorizar una estancia permanente en este país, todos los gobiernos que se sucedieron después de 1989 dieron preferencia a los húngaros de origen que venían de los Estados limítrofes.

Esta actitud se agudizó cuando Orban accedió al puesto de primer ministro, que ocupó de 1998 a 2002 antes de volver en 2010. Incluso antes de la crisis de 2015 del éxodo masivo de migrantes hacia Europa, había endurecido su retórica contra la inmigración proveniente de otras regiones del mundo.

- "Soberanía" -

Aunque Hungría había permitido en un principio a miles de extranjeros atravesar su territorio para llegar a Europa occidental, el gobierno hizo construir después vallas de alambres de púas a lo largo de su frontera sur, permitiendo a la policía "empujar" a los migrantes hacia Serbia.

Para Zoltan Ziszelly, del grupo de reflexión de obediencia conservadora Instituto del Siglo XXI, aquellos que ven una contradicción entre las posturas de Orban en 1989 y en 2015 no entendieron sus razones.

Hace treinta años, su preocupación era "la soberanía de Hungría", más que una apertura como tal de las fronteras, señala.

Orban explicó esta idea en un discurso en el Parlamento de Baviera en octubre de 2016: "La apertura de las fronteras en 1989 y la protección de estas fronteras hoy son las dos caras de una misma moneda", recalcó.

En 1989, "luchábamos por la libertad de Europa y ahora protegemos esta libertad", añadió.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes