Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Esta foto tomada el 19 de agosto de 2017 muestra el apartamento de Younes Abouyaaqoub, quien es sospechoso de haber conducido la camioneta que el jueves 17 de agosto embistió contra una multitud en Barcelona, provocando 13 muertos y 120 heridos

(afp_tickers)

"No tenemos ninguna noticia de Younes", aseguran en su ciudad natal de M'rirt, en Marruecos, los allegados de un marroquí de 22 años muy buscado por la policía española por su presunta implicación en los atentados ocurridos en Cataluña.

Su foto sigue copando las portadas de los medios de comunicación, pues Younes Abouyaaqoub podría haber conducido la camioneta que embistió contra la multitud en Barcelona, dejando 13 muertos y 120 heridos, en un atentado reivindicado por el grupo yihadista ultrarradical Estado Islámico (EI).

En su ciudad natal, en el centro de Marruecos, el mercurio marca más de 40 grados y la incomprensión reina en el ambiente, en una región tranquila hasta ahora poco conocida por haber sido el hogar de reclutas del grupo EI, al contrario de lo que ocurre en el norte del país.

La pequeña M'rirt, de 35.000 habitantes, donde todavía vive el abuelo de Younes, es sobre todo conocida por su zoco semanal al pie de una colina, sus importantes minas de plomo, de zinc y de plata y sus espectaculares cascadas, muy frecuentadas por los turistas marroquíes.

"No queremos eso aquí", suelta un allegado de la familia Abouyaaqoub, de unos 40 años, que prefiere mantenerse en el anonimato.

En un barrio popular del este de la ciudad, el abuelo de Younes recibe, en el hogar familiar -una casa modesta de dos pisos- a los vecinos y allegados a la familia.

Intentan consolarlo desde que la policía española y los medios de comunicación apuntaran hacia su nieto Younes como posible autor de la masacre de Barcelona. El hermano de Younes, Houssein, de una veintena de años, también estaría en el punto de mira, según testigos de la zona, si bien las autoridades españolas no se han referido a él.

"Younes nació en esta casa, antes de emigrar a España con sus padres", cuenta a un periodista de la AFP el abuelo, vestido con una chilaba y tocado con un turbante blanco.

"Vuelve aquí cada verano con su hermano y sus padres. Estuvo aquí el verano pasado", agrega el patriarca.

- El imán, cuestionado -

Para él, la radicalización de su nieto podría deberse a "un imán marroquí de Ripoll", una apacible localidad catalana de 10.000 habitantes, a unos 700 metros de altitud, al pie de los Pirineos, de donde son oriundos varios sospechosos.

"Hace dos años que Younes y Houssein empezaron a radicalizarse, bajo la influencia de este imán yebalí [del país Yebala, una región del norte de Marruecos]", afirma este octogenario, que asegura no conocer el nombre del imán.

La policía registró el sábado el domicilio de un imán de Ripoll, Abdelbaki As Satty, sospechoso de formar parte de la célula terrorista y que probablemente habría radicalizado a una parte de los jóvenes implicados en los ataques. El imán está desaparecido desde el sábado.

Un vecino y allegado de la familia Abouyaaqoub, que también tiene familia en Cataluña, apunta -tras pedir el anonimato- que este imán "reclutó a marroquíes de Ripoll y planeó estos atentados".

"Hace un mes, se despidió de la mezquita en la que predicaba, aduciendo que tenía que viajar a Marruecos para arreglar un problema de herencias. La gente encontró otro imán para sustituirle, pero unos días antes de los atentados, fue visto en Ripoll", agrega la fuente.

Algunos testigos señalan que policías marroquíes de civil interrogaron el viernes a miembros del círculo de los Abouyaaqoub, principalmente, acerca del imán.

El abuelo intenta esconder su profunda tristeza y la desolación que lo invade desde hace unos días, y asegura que no ha tenido contacto directo con ninguno de sus dos nietos.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP