Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Chen Guiqiu (3ºi), esposa del abogado chino defensor de los derechos humanos Xie Yang, tras presentar junto a las mujeres de otros disidentes una queja formal por la denegación de las visitas a sus maridos, el 4 de julio de 2016 en Pekín

(afp_tickers)

La esposa de un abogado chino que había sido encarcelado ha contado a la AFP la historia de su rocambolesca huida desde China hasta Tailandia, donde unos diplomáticos estadounidenses la arrebataron 'in extremis' a agentes de Pekín para llevarla a Estados Unidos.

Chen Guiqiu y sus dos hijas emprendieron su viaje a principios de este año desde la provincia de Hunan, en el centro de China.

Su marido, el defensor de los derechos humanos Xie Yang, sigue en China, donde, según la ONG Amnistía Internacional (AI), fue liberado bajo fianza este miércoles tras la celebración de su juicio por "subversión", el lunes.

Las autoridades lo detuvieron a mediados de 2015, junto con otros 200 juristas, abogados y militantes, por defender a activistas chinos que habían respaldado las manifestaciones prodemocracia de 2014 en Hong Kong.

La Unión Europea (UE) y otros países occidentales mostraron su preocupación cuando Xie denunció haber sido torturado por la policía.

Tras el arresto, Chen no dudó en pedir públicamente la liberación de su marido. Su lucha llamó pronto la atención de las autoridades chinas, que la interrogaron varias veces, acosaron a su familia y amenazaron con hacerle perder su empleo de profesora de ingeniería ambiental en la universidad, explica.

A mediados de febrero, ella y sus dos hijas, de 4 y 15 años, tomaron el camino del exilio, con lo estrictamente necesario en sus mochilas. Lograron pasar la frontera en un lugar que Chen prefiere mantener secreto.

- Persecución -

A lo largo del camino que recorrieron, a pie y en coche, cruzaron cuatro países y recibieron el apoyo de varias personas que las acompañaron hasta su destino tailandés: una casa supuestamente segura en Bangkok.

Su discreción no impidió que la justicia local encontrara a las tres, que habían entrado en Tailandia sin visado, y les ordenara abandonar el país.

A pesar de ello, Chen no estaba preocupada, ya que decía poseer los permisos necesarios para viajar a Estados Unidos, donde nació su segunda hija.

Pero varios agentes chinos irrumpieron en el centro de detención donde las retenían a las tres a la espera de expulsarlas, cuenta Chen. "Yo estaba conmocionada y mis hijas estaban aterrorizadas. Me habían quitado el teléfono y de verdad pensaba que no iba a salir del apuro", afirmó.

No contaba con la intervención de unos diplomáticos estadounidenses, que convencieron a las autoridades tailandesas de dejar escapar discretamente a la mujer y a sus dos hijas.

Comenzó entonces una persecución por las calles de la capital tailandesa con los funcionarios chinos, seguida de un violento altercado entre los representantes de los tres países en el aeropuerto de Bangkok.

El incidente ocurrió el 3 de marzo, recuerda Chen, un mes antes del primer encuentro entre el presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, en Florida.

Chen no quiere contar lo que pasó exactamente en el aeropuerto, "es un tema demasiado sensible diplomáticamente", dice, pero confirma que llegó al estado de Texas el 17 de marzo.

- 'Nunca libre' -

Ahora espera que le concedan el asilo a ella y a su hija mayor. "Hemos visto a miembros de la administración Trump, que nos dieron mucho apoyo", asegura.

Su hija de cuatro años ya es estadounidense de nacimiento y su nacionalidad parece ser el motivo por el que intervinieron los diplomáticos norteamericanos en la prisión tailandesa.

"Es normal y es incluso una obligación para Estados Unidos o cualquier otro Gobierno ayudar a sus ciudadanos en apuro", considera Sophie Richardson, directora para China de Human Rights Watch (HRW), una ONG de derechos humanos con sede en Nueva York.

Xie Yang declaró el lunes durante su juicio que había sufrido un "lavado de cerebro mediante las ideas constitucionales de Occidente", con el fin de "derribar el sistema" en China.

También desmintió haber sido torturado por las autoridades durante un proceso que Amnistía Internacional calificó de "simulacro" de juicio.

Su esposa no lo ha visto desde su arresto en 2015. "Pero, aunque lo liberen, nunca será libre mientras permanezca en China", lamenta.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP