Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

"El pueblo no aguanta" se lee en un cartel durante una protesta de estudiantes en Sao Paulo, Brasil, debido al aumento del pasaje de autobús y la inflación, el 14 de enero de 2016

(afp_tickers)

Los precios en Brasil subieron 0,9% en febrero y se desaceleraron respecto del mes pasado, dando un respiro a uno de los mayores problemas económicos que enfrenta el país aunque la medición a 12 meses continúa en dos dígitos.

El informe del Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE) reflejó un salto en los costos de educación de 5,9% y una subida del precio de los alimentos de 1,06%, una tasa que estuvo muy por debajo del 2,28% registrado en enero, cuando la inflación general marcó 1,27%.

"Considerando los nueve grupos de productos y servicios analizados, la variación más elevada fue en educación (...) lo que reflejó los reajustes practicados por el inicio del año lectivo", explicó el IBGE en su comunicado mensual.

Del otro lado, los principales recortes se dieron en los pasajes aéreos (-15,83%) y en la energía eléctrica (-2,16%).

Hundido en una recesión que amenaza con convertirse en la peor en un siglo, la mayor economía de América Latina cerró el año pasado con su mayor tasa de inflación desde el 2002 (10,67%), en medio de un delicado escenario que conjuga altos precios y un freno de la actividad.

Brasil terminó 2015 con una caída del PIB de 3,8%, la mayor en 25 años, y el mercado proyecta una contracción de 3,5% en 2016.

Durante el primer bimestre, la inflación acumuló 2,18%, debajo del 2,48% de igual lapso del año pasado, una ventana que permitió a la presidenta Dilma Rousseff proyectar una eventual desaceleración de los precios.

"Estamos viendo señales de que la economía se puede recuperar. Una de esas señales es la reducción de la inflación, que beneficia a todo el mundo (...) Hay una perspectiva de que la inflación será cada vez menor", dijo en un discurso público el martes por la tarde.

La inflación ha pasado a ser un problema de primer orden en la atribulada economía brasileña a meses de celebrar los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro.

Para 2016, el Banco Central prevé una disparada de la inflación a 9,2% durante el primer trimestre, para luego desacelerarse gradualmente hasta cerrar en 6,2% en diciembre.

Brasil lucha desde hace cinco años contra un deterioro económico que devino en crisis en 2015. Sin capacidad de ahorro, el gobierno debió asumir el golpe de que las tres grandes calificadoras de riesgo internacionales bajaran los bonos brasileños a la categoría basura.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP