Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los datos de la inflación generaron nerviosismo en los mercados por cuanto pueden conducir a que la Fed aumente las tasas de interés más de las tres que se esperaban.

(afp_tickers)

La inflación estadounidense aceleró su ritmo de aumento en enero y generó nerviosismo en los mercados que ahora temen que las tasas de interés sean aumentadas más agresivamente este año.

El índice CPI, que mide la evolución de bienes domésticos y servicios, subió 0,5% el mes pasado y excedió así lo esperado por los analistas, según datos del departamento de Trabajo.

La inflación subyacente, que excluye precios volátiles como alimentos y combustible, subió 0,3%; el incremento más alto desde enero del año pasado.

El aumento a 12 meses del índice CPI se mantuvo en 2,1% con una inflación subyacente que subió a 1,8%; al igual que en diciembre, dice el informe.

Las declinantes ventas de autos en enero enlentecieron el ritmo de los gastos de consumo, los cuales tuvieron su mayor caída en 11 meses al amainarse los gastos de reconstrucción de los daños causados por los huracanes.

Los datos de la inflación generaron nerviosismo en los mercados mundiales por cuanto pueden conducir a que la Reserva Federal de Estados Unidos, que había previsto aumentar las tasas de interés tres veces este año, pueda hacerlo en más ocasiones, en momentos en que el mercado laboral se mantiene sólido.

La expectativa de la Fed es aumentar las tasas de interés el mes que viene pero ahora con la inflación en el horizonte luego de una larga ausencia, analistas creen que la entidad podría disponer a lo largo del año cuatro aumentos.

Empero economistas consideran exagerada la histeria de Wall Street con los datos de este martes por cuanto ven que el incremento de los precios era algo previsible.

"No es tan malo como parece, pero es suficientemente malo para la bolsa", dijo Ian Shepherdson de Pantheon Macroeconomics al comentar el informe.

Shepherdson dijo que los datos están distorsionados por algunos grandes aumentos de precios que podrían ser revertidos, como por ejemplo en equipos y servicios médicos.

- Menores ventas minoristas -

Otro informe, el del departamento de Comercio, dijo que las ventas minoristas cayeron 0,3% en enero tras haber estado estancadas en diciembre.

Ese resultado está sujeto a revisión pero contradijo las expectativas de los analistas y podría señalar que la demanda de los consumidores se enlenteció al comenzar el año.

"Este es un informe absolutamente horrible", dijo el analista de FTN Financial Chris Low.

Los consumidores estadounidenses gastaron unos 492.000 millones de dólares el mes pasado; lo cual es un 3,6% más que en enero de 2017.

Sin embargo las ventas de vehículos y autopartes cayeron 1,3% desde diciembre, lo cual significa la mayor caída desde agosto, aún cuando los puestos de gasolina tuvieron un saludable incremento de ventas de 1,6%.

Entre los datos se encuentran señales de que los gastos para reparar los daños causados por los huracanes del año pasado siguen cayendo.

Las ventas de materiales de construcción y jardinería tuvieron su mayor caída mensual en casi dos años al bajar 2,4%. Y las ventas de muebles domésticos cedieron 0,4% tras la caída de 1,1% en diciembre.

Las ventas a través de internet estuvieron estancadas en enero mientras que las de las tiendas subieron 0,8%.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP