Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un camarero le señala una mesa vacía a unos clientes en la terraza de un restaurante de París el 30 de marzo de 2017

(afp_tickers)

La inflación de la eurozona en el mes de marzo cayó medio punto por debajo del objetivo del Banco Central Europeo (BCE), según datos publicados este viernes, lo que debería incitar a la institución a continuar con sus medidas para estimular los precios.

Los precios al consumo en los 19 países que comparten el euro subieron un 1,5% interanual en marzo, según una primera estimación de la oficina europea de estadísticas Eurostat.

En febrero, la inflación había alcanzado por primera vez desde enero de 2013 el 2%, un nivel que el BCE considera como una señal de buena salud de la economía, ya que corresponde, según él, a la definición de la estabilidad de los precios.

"La desaceleración de la inflación en marzo da argumentos a las 'palomas' del BCE, partidarios de cierta flexibilidad monetaria y de mantener unos tipos de interés bajo", aseguró Bert Colijn, analista del banco holandés ING.

Tras la aceleración de febrero, se multiplicaron los llamamientos al BCE para que detuviera sus estímulos monetarios, sobre todo desde Alemania, donde la inflación llegó al 2,2%.

Para estimular la economía europea, la institución con sede en Fráncfort lleva meses manteniendo sus tipos de interés a niveles históricamente bajos y realiza compras masivas de activos para inyectar dinero barato en el sistema, una forma de aumentar los préstamos y las inversiones.

Los datos de marzo "facilitan la postura del BCE a la hora de mantener su política monetaria", opinó Howard Archer, economista en IHS Markit, que prevé que los tipos de interés no cambien en 2017.

Los analistas preveían esta caída de la inflación en marzo, aunque no pensaban que sería tan pronunciada. Los expertos consultados por el proveedor de servicios financieros Factset vaticinaban que se situaría en el 1,8%.

- 'Efecto pascual' -

La primera causa de la caída de la inflación es la reducción del alza de los precios de la energía en el último año. En marzo, estos aumentaron un 7,3%, frente al 9,3% de febrero.

El segundo motivo es la reducción de los precios de los productos alimentarios en marzo, que habían aumentado mucho en febrero debido a la crudeza del invierno.

Por último, la inflación se vio influida por "el hecho de que la Semana Santa -que suele disparar los precios de los viajes- cae en abril este año y no en marzo, como en 2016", observó Colijn.

"Lo cual hace pensar que, en abril, la inflación podría repuntar levemente, justamente porque tendrá el efecto pascual inverso", predijo Archer.

La inflación subyacente (que no toma en cuenta la energía, los productos alimentarios, las bebidas alcohólicas y el tabaco, productos con precios volátiles) también se redujo en marzo al 0,7%, frente al 0,9% de febrero. Los analistas de Factset preveían un valor ligeramente superior, del 0,8%.

"La fuerte desaceleración de la inflación en marzo hace pensar que el nivel del 2% alcanzado en febrero era un máximo que no se volverá a tocar en bastante tiempo", vaticinó Archer.

Según él, la inflación terminará el año 2017 en torno al 1,5% y se situará entre el 1,5 y el 1,7% en 2018.

El pasado 9 de marzo, el BCE revisó al alza su previsión de inflación para 2017, anticipando un valor del 1,7%, frente al 1,3% que vaticinaba tres meses antes. Para 2018, prevé una inflación del 1,6%.

AFP