Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varias cajas en un supermercado de Rio de Janeiro el 21 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Los precios en Brasil subieron 0,44% en agosto, algo menos que en julio (+0,52%), aunque en el acumulado de doce meses volvieron a crecer y se aproximaron al 9%, en otra señal de que la crisis económica aún está lejos de ceder.

La inflación acumulada en los primeros ocho meses de 2016 (índice IPCA) llegó a 5,42% y se alejó del centro de la meta anual de 4,5%, dado que en los primeros siete meses era de 4,96%, reveló el informe mensual del estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Pese a la moderación de la escalada respecto de julio, el índice para el mes de agosto es el mayor desde 2007.

Los precios de agosto fueron impulsados por los artículos de salud y cuidados personales, que aumentaron 0,8%, así como por los gastos de educación, que subieron 0,99%, mientras que los alimentos y bebidas, un capítulo de gran ponderación en el índice, subieron 0,3%, en una fuerte desaceleración respecto al 1,32% de julio, precisó el IBGE.

En agosto de 2015, los precios habían escalado 0,22% y el acumulado de doce meses era de 8,74%, levemente inferior al 8,97% de los doce meses concluidos en agosto de este año.

Analistas y operadores de mercado consultados por el Banco Central esperan que 2016 cierre con una inflación de 7,34%, por encima del techo de la meta oficial, de 6,5%.

El Banco Central de Brasil (BCB) apuntó en sus últimas actas sobre política monetaria que una eventual flexibilización de su tasa básica, actualmente en 14,25%, dependerá de que la inflación caiga a 4,5% en 2017.

En 2015, la inflación fue de 10,67%, la mayor en 13 años.

El alza de los precios coincide con una honda recesión iniciada en el segundo trimestre de 2015, año que terminó con una contracción de 3,8% y que se arrastra en 2016. Las proyecciones oficiales indican que la actividad caerá 3% y Brasil tendrá su primer bienio recesivo desde la década del 30.

Pese a un enorme déficit fiscal, una caída de la recaudación y una tendencia creciente en el desempleo, el gobierno del presidente conservador Michel Temer, que asumió tras la destitución de la mandataria izquierdista Dilma Rousseff por el Senado, proyecta que el año próximo la economía crezca 1,6%.

En el primer trimestre de 2016, el PIB de Brasil se contrajo 0,3% y en el segundo 0,6%.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP