La inflación en la eurozona se ralentizó en septiembre hasta el 0,8%, su nivel más bajo desde noviembre de 2016, indicó este miércoles la oficina europea de estadísticas Eurostat, que rebaja un décima una anterior estimación.

A principios de octubre, la estimación provisional anunciada por Eurostat para los 19 países del euro en su conjunto era de un 0,9% interanual, después de situarse en el 1% en agosto.

La Eurozona se aleja así del objetivo del Banco Central Europeo (BCE), que considera que una inflación inferior pero cercana al 2% interanual es una señal de buena salud de la economía.

La inflación subyacente o núcleo, que no tiene en cuenta los volátiles precios de la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco, progresó al 1% en septiembre, frente al 0,9% del mes anterior, precisó Eurostat, que no modifica su previsión.

Bajo una presión inédita, la institución monetaria adoptó a principios de septiembre una serie de medidas para apoyar una coyuntura fragilizada en la zona euro y llamó a los países del euro a aumentar el gasto público.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes