Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una pareja asomada a su porche en el barrio de Le Moule, en la costa de la isla de Guadalupe, el 8 de septiembre de 2017, en plena preparación para la llegada del huracán José, que se aproxima poco después del paso de Irma

(afp_tickers)

"Apenas tuvimos tiempo de asimilar Irma y llega José", es el sentimiento en la isla francesa de San Bartolomé, donde las comunicaciones son muy limitadas y el rescate recién comenzaba a organizarse cuando se avecina otro huracán que atiza el nerviosismo.

En el aeropuerto de Gustavia, las tensiones emergían en un momento en que algunos esperaban desde hace muchas horas en el terminal, con la esperanza de poder salir de la isla ante la llegada de José, un huracán de categoría 4 que ahora está a menos de 100 kilómetros de las costas.

Varios aviones aseguraron la evacuación de las personas que pidieron refugiarse en Guadalupe, el departamento francés vecino, dando prioridad a las mujeres y a los niños.

Julien, de 34 años, expresó su alivio porque su pareja y su hija están a salvo. Había viajado de vacaciones desde Burdeos (en el suroeste de Francia) pero de todas formas dijo sentirse afortunado.

"La casa donde estábamos alojados resistió. Mi hija de dos años creyó que estábamos jugando cuando la despertamos a las cuatro de la mañana para cobijarnos en el baño. Todo está bien", resumió.

Pero "en el hospital, encontramos a niños más grandes que no pueden dormir sin taparse los oídos", agregó.

En el dispositivo de gestión de crisis instalado en el aeropuerto, llegaban familias enteras, agotadas, angustiadas, que fueron reconducidas hacia albergues seguros.

- El agua, un lujo -

Sandrine Reynal, asistente social, pasó todo el día en el lugar para tranquilizar a la gente.

"La falta de información hace que la gente se vuelva histérica, tensa, ahí es cuando necesitan salir de sus casas a buscar información", explicó. "A penas tuvimos tiempo de asimilar Irma y llega José".

En un momento en que la cantidad de personas cuyas viviendas están inhabitables todavía no ha sido censada, todo se vuelve complicado y las autoridades tienen la intención de esperar el paso de José para poder asegurar la distribución de agua y de comida.

Los empleados y la directora del Super U, la mayor tienda de la isla, fueron amenazadas por personas que querían agua. Algunos comerciantes prefirieron en esta disyuntiva distribuir lo que les quedaba.

En esta isla de turismo de lujo, donde el cantante Johnny Hallyday posee una propiedad, hubo varios intentos de pillaje, en las tiendas de lujo de Gustavia y también en los condominios.

- El peligro de los escombros -

Por el momento los militares no habían llegado a la isla para ayudar a los servicios de rescate y a las fuerzas del orden.

Los servicios técnicos que se encargarán en la noche del viernes de las operaciones de contención para proteger a la isla del viento y de las olas de José, comenzaban sus tareas.

Su directora, Sophie Olivaud, distribuía cupones de racionamiento para las empresas de desescombro y para que los servicios de rescate pudieran tener carburante.

La prioridad era de segurizar la isla al máximo antes de la llegada de José: quemar la máxima cantidad de desechos traídos tanto por empresas como por particulares.

"La gente está en la acción, lo necesita", explicó Sandrine Reynal.

El principal temor es que los escombros que dejó Irma provoquen más daños, arrastrados por los vientos de José. Las techumbres arrancadas son uno de los principales peligros.

El centro ecuestre de San Bartolomé, Galop des Iles, había decidido dejar a los caballos y a los ponies en libertad, apostando por su instinto de supervivencia, pero el viernes anunció en su cuenta de Facebook que cuatro animales habían muerto y que algunos estaban gravemente heridos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP