Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El diplomático John Chilcot, presidente de la Investigación Chilcot, sobre el papel de Reino Unido en la guerra de Irak, fotografiado el 30 de julio de 2009 en Londres

(afp_tickers)

Siete años después de empezar sus trabajos, la investigación oficial sobre el papel de Reino Unido en la guerra de Irak presentará el miércoles sus conclusiones y se espera que no sean benignas con el primer ministro de la época, Tony Blair.

La Investigación Chilcot -por John Chilcot, el diplomático que la preside- se inició en 2009, cuando las tropas británicas de retiraron de Irak, y su misión era investigar la decisión de participar en la guerra de 2003 y la ocupación subsiguiente.

Miles y miles de iraquíes murieron en la guerra y en el brutal conflicto sectario que le siguió, además de 179 soldados británicos, cuyos familiares quieren respuestas.

La invasión fue polémica en su tiempo y se llevó a cabo sin un mandato explícito del Consejo de Seguridad de la ONU, con Estados Unidos y Reino Unido alegando que el régimen de Sadam Husein contaba con unas armas de destrucción masiva que nunca aparecieron.

Aunque Blair dimitió en 2007, su credibilidad nunca se recuperó de aquello y gran parte de los británicos cree que nunca debió haber metido al país en el avispero.

Un informe de 2004 sobre la información de los servicios de inteligencia que se usó en aquel momento encontró que se habían exagerado las evidencias, aunque el autor, Robin Butler, dijo el lunes que Blair "creía de verdad" que estaba haciendo lo correcto.

El Informe Chilcot no terciará sobre la legalidad de la decisión, pero las filtraciones sugieren que dejará a Blair en mal lugar por cómo tomó las decisiones.

Sus detractores aguardan el informe con impaciencia y el exjefe del Gobierno escocés Alex Salmond está buscando apoyos en el Parlamento para abrir un proceso de 'impeachment', destitución, o para llevarlo a los tribunales.

El 'impeachment', que puede ser retroactivo, se usó en Reino Unido por última vez en 1806 y se considera obsoleto, pero podría recuperarse para castigar a Blair de manera simbólica, porque ya no ocupa ningún cargo.

Salmond dijo el domingo a Sky News que "es necesario saldar cuentas política o judicialmente".

Blair no quiso hacer comentarios antes de la publicación del informe, pero en su momento lamentó la pérdida de vidas, aunque no haber derrocado a Sadam Husein.

- 'Ataúdes sobre ruedas' -

El informe tiene 2,6 millones de palabras -más de cuatro veces superior a 'Guerra y paz', de León Tolstoi- y su elaboración costó 10 millones de libras (11,9 millones de euros, 13,3 millones de dólares).

Más de 120 personas aportaron su testimonio, desde Blair y su sucesor, Gordon Brown, a ministros y altos mandos militares y de los servicios de inteligencia.

La investigación iba a durar un año, que se convirtieron en siete, durante los cuales murió uno de los cinco integrantes de la comisión investigadora.

La discusión sobre qué podía publicarse ralentizó los trabajos, por ejemplo sobre la correspondencia entre Blair y el presidente estadounidense de la época, George W. Bush.

La tardanza desesperó a los familiares de los soldados muertos en Irak, que ya estaban enfurecidos por el pobre material de las tropas.

Como por ejemplo los vehículos semiblindados Snatch Land Rover, bautizados 'ataúdes sobre ruedas' porque carecían de protección en los bajos y eran muy vulnerables a las bombas que los rebeldes colocaban en las carreteras, al paso de las patrullas.

- Terreno abonado para el Brexit -

La guerra, que en su punto álgido contó con 46.000 soldados británicos, la mayoría desplegados en el sur, alrededor del nudo petrolero de Basora, todavía pesa en la política británica.

Desde entonces, los Gobiernos británicos son mucho más reticentes a enviar tropas al extranjero, por ejemplo en Libia y Siria, y el partido Laborista. de Blair. sigue fracturado.

El actual líder laborista, Jeremy Corbyn, está muy cuestionado por sus diputados por su tímido papel en el referéndum sobre la UE. Corbyn se opuso a la guerra, mientras que muchos de sus críticos la apoyaron.

Michael Mansfield, un abogado activista que trató en su momento de convencer a la Corte Penal Internacional de que investigara los crímenes de guerra de Irak, dijo que el desencanto de los británicos por lo que ocurrió resonaba en la victoria del Brexit (salida) en el referéndum sobre la UE.

"Creo que la gente está harta. No quiere saber nada de los políticos. Y me parece que Blair es en parte responsable de ello", explicó a la AFP.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP