Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Ruinas en la montañosa localidad de Darbandijan, en el Kurdistán iraquí, este 13 de noviembre de 2017 tras el fuerte terremoto que golpeó esta zona fronteriza entre Irak e Irán

(afp_tickers)

La localidad montañosa de Darbandijan, en el Kurdistán iraquí, amaneció este lunes conmocionada en medio de los escombros, cargando con el balance más alto en Irak del terremoto del domingo que dejó centenares de muertos en el vecino Irán.

En esta localidad, cercana a la frontera con Irán, murieron cuatro de las ocho personas que fallecieron en todo el país como consecuencia del temblor. Sus cuerpos -entre ellos los de una mujer y un niño- se recuperaron durante la noche de entre los escombros.

Y según los habitantes, la amenaza aún planea sobre el lugar, con el temor de posibles réplicas y de que se produzcan fisuras en una presa cercana, en el río Diyala.

Nizar Abdulá pasó la noche con otros vecinos inspeccionando las ruinas de la casa anexa a la suya. La edificación de dos pisos que otrora se levantaba en el lugar no era este lunes más que una inmensa pila de piedras y cemento.

"En el interior había ocho personas", contó a la AFP. Algunos miembros de la familia pudieron escapar a tiempo, pero "a la madre de familia y a uno de los hijos los sacaron muertos de entre los escombros algunos vecinos y miembros de los servicios de rescate", afirmó este kurdo iraquí de 34 años.

En total, según las autoridades, murieron cuatro personas en Darbandijan y otras tres en otros puntos de la provincia de Solimania, una zona montañosa situada más de 150 kilómetros al norte de Bagdad. La octava víctima se registró en la provincia de Diyala, más al sur, según las autoridades.

"Hace por los menos un siglo que no se veía algo así aquí", afirmó a la AFP un responsable local.

Luqman Husein, de 30 años, recuerda el momento en que la tierra empezó a temblar.

Eran las 18H18 GMT del domingo, según el Instituto Geológico estadounidense (USGS), y el epicentro del terremoto, de 7,3 grados, se situó a una profundidad de casi 25 kilómetros, unos 50 kilómetros al norte de Sar-e Pol-e Zaham, en Irán.

"De repente, se cortó la electricidad", cuenta a la AFP. "Sentí una violenta sacudida y rápidamente salí con mi familia de casa".

- Temor por la presa -

Él regresó. Pero "muchas familias se fueron de sus hogares y se refugiaron en casa de allegados fuera de Darbandijan", afirma Akram Wali, de 50 años.

Por la noche, las autoridades del Kurdistán iraquí, ante el temor de que la presa de Darbandijan se hubiera visto afectada, instaron a los habitantes de la zona sur de la ciudad a que abandonaran el sector.

Por el momento la presa está en buenas condiciones y no se registró ningún daño de importancia, aseguran los responsables a los 40.000 habitantes de la zona.

Taha Mohamed no quiso moverse. Ante su casa, en la que no queda nada, el hombre de 65 años, vestido con un pantalón tradicional kurdo, mira los daños con consternación.

"Salimos todos corriendo y nadie de mi familia resultó herido", se congratula. Pero en lo que se refiere a bienes materiales, lo perdió todo.

"El gobierno iraquí debe ayudar a los damnificados, es verdad que somos kurdos, pero también somos iraquíes", insiste su vecino Yasin Qasem, cuya vivienda resultó seriamente siniestrada.

La relación entre la región autónoma y el poder central de Bagdad está en una tensión máxima desde hace casi dos meses, cuando se celebró un referéndum de independencia en el Kurdistán.

Turquía, más al norte, donde también se sintió el sismo, envió ayuda humanitaria y un avión médico. El portavoz del gobierno anunció el envío de "1.000 tiendas y 4.000 frazadas, en tanto la Media Luna Roja turca envía 3.000 tiendas y 3.000 frazadas".

No obstante, el vecino Irán fue el país con más víctimas mortales a causa del sismo, con varios cientos de muertos y más de 2,500 heridos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP