Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Khaleda Zia llega en un vehículo al tribunal que la condenó por corrupción, este jueves 8 de febrero en Daca

(afp_tickers)

La justicia de Bangladés condenó este jueves a la líder de la oposición, Khaleda Zia, a cinco años de cárcel por corrupción, una pena que podría impedirle competir con su rival, la primera ministra Sheikh Hasina, en las elecciones previstas este año.

Primera ministra en dos ocasiones y presidenta del Partido Nacionalista de Bangladés (BNP), Zia fue juzgada por haber presuntamente desviado 21 millones de takas (206.000 euros, 252.000 dólares) de un fondo creado para un orfanato.

"Teniendo en cuenta que el tribunal estuvo en la medida de probar las acusaciones contra ella, Zia fue condenada a cinco años de cárcel", declaró el juez Mohamad Akhteruzaman.

Esta condena significa que la viuda del expresidente Ziaur Rahman, asesinado en 1981, no podrá probablemente presentarse a las elecciones legislativas previstas en diciembre. Tiene, sin embargo, la posibilidad de apelar.

Presente en la audiencia, Khaleda Zia, de 72 años, fue inmediatamente trasladada a prisión. Zia negó todas las acusaciones contra ella y afirmó que el objetivo de este proceso era alejar a su familia y a ella misma de la vida política.

"Este veredicto va en contra de la justicia y se inscribe en el marco de una venganza política. Pensamos que este veredicto será revocado en la instancia superior", declaró a la AFP Khandkar Mahbub Hosain, abogado de Mme Zia.

Antes del anuncio del veredicto, se habían registrado en la capital, Daca, violentos enfrentamientos entre partidarios de la oposición y fuerzas de seguridad.

Los policías dispersaron con gases lacrimógenos a miles de manifestantes que les lanzaban piedras cuando escoltaban a la ex primera ministra a su vehículo en una ciudad bajo fuertes medidas de seguridad por temor a la violencia.

Manifestaciones del BNP y de sus aliados islamistas en 2014 y 2015 habían causado 200 muertos.

Por temor a actos de violencia por parte de sus seguidores, miles de policías fueron desplegados en las calles de Daca, donde las manifestaciones habían sido prohibidas.

La oposición aseguró que las fuerzas de seguridad controlaron preventivamente a "unos 3.500" de sus miembros. Las escuelas privadas pidieron a sus alumnos que se quedasen en casa y algunas compañías de vehículos con conductor suspendieron sus servicios durante todo el día.

"Hemos reforzado la seguridad en toda la ciudad", declaró a los periodistas Asaduzzaman Mia, jefe de la policía de Dacca.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP